Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

A 35 AÑOS DE LAS MALVINAS

A 35 AÑOS DE LAS MALVINAS
A 35 AÑOS SON Y SERA ARGENTINAS

19 de julio- día del amigo canaya

19 de julio- día del amigo canaya
se conmenora por aniversario del fallecimiento de Negro Fontanarossa

HOMENAJE A NEGRO FONTANAROSSA

Loading...

HOMENAJE A FONTANARROSA

Páginas vistas en total

lunes, 28 de septiembre de 2015

FELIX T. RODRIGUEZ, ASESINO A SU ESPOSA POR ECONOMIA -EL EPILOGO DE UN AVARO-



    Además de mostrar responsable del crimen al archiconocido F.T. Ro­dríguez, La Reacción le endilga epítetos tales como violador, avaro, esta­fador y persona de bajos instintos. Como digno colofón de una crónica policial cargada de sensacionalismo, aparece la fotografía del jockey con osta leyenda: "Asesino de su esposa por avariento".8
   El 4 de marzo La Reacción se enfrenta .. . ¿contra quién?. Pues con­tra la "Hermana de Caridad Sor Andrea, la que parece ser trata brusca­mente a las empleadas de la Sala 18 del Hospital Centenario, haciéndolas objeto de vejámenes y retos infundados, cosa que sucede con muchísima liecuenc¡a".9
También vaticina la caída de un edificio de 50 departamentos, con tirandes titulares que dicen: "Un edificio en ruinas". "1.000 personas en peligro". "La casa de b. Oroño 29 al 49, de 4 pisos, se vendrá abajo pronto".10 Cincuenta años después, la casa aún sigue en pie.
  El 26 de mayo moraliza contra la escenificación del conventillo, a pro­pósito del estreno de los saínetes "El conventillo de La Paloma" y "Tu «una fue un conventillo", "firmados por el señor Vaccarezza —dice—, el cual todavía está en libertad y goza de grandes prestigios populares". Y agrega:
"El conventillo es, como se sabe, una indecencia social. El conventillo es nuestra purulencia urbana, y al trasladarse al teatro, el conventillo no ha perdido sus características esenciales. El conventillo en el escenario no es una indecencia urbana, pero es una indecencia literaria.
La culpa social pertenece especialmente a quienes hacen de esa clase de explotaciones comerciales su "modus vivendi". El dueño de un conventillo debería estar condenado a vivir en el. V todavía la pena nos parece suave, porque podría darse fácil mente el caso de que el dueño del conventillo vi­viese cómodamente «n él a su gusto. Pero de que exista el conventillo tea­tral sol o es culpable su autor, el sainetero.
La roña social puede constituir también un motivo artístico. Los que han leído o visto algo de teatro no podrán olvidar nunca "El albergue de Po­bres". Ese albergue de pobres se parece mucho a un conventillo. Pero ese ambiente de ex hombres de vida subterránea hospital, ha sido llevado a escena por Máximo Gorki.
Cuando el genio del artista excelso toca con su alma un tema sucio, este se limpia y se ennoblece, recobra dignidad. Pero cuando un mercader cualquiera del arte toca un tema indecente es para agregarle a la indecen­cia existente, la propia.
La verdad es que nuestro conventillo no ha sido llevado al teatro. Es más lógico decir que el teatro ha sido llevado al conventillo y hace allí vida conventillera. Y así ocurre que el conventillo de la Boca o de Barracas ahora se instala en la calle Corrientes, de Buenos Aires, o en el Teatro Municipal de Santa Fe". 11
La Reacción no ve con buenos ojos la ceremonia realizada en el Circu­lo de Bellas Artes de Madrid, con el objeto de entregarle al torero Bel-monte un título de estudiante ad honorem. "Era esto lo último que falta­ba hacer en Madrid —dice en la edición del 14 de julio—: estudiante a un torero casi analfabeto y profesor a un cornúpeto".12
Y el 4 de agosto señala que "es algo feo, y mas que feo, detestable, lo que ocurre en nuestra ciudad a las puertas de las iglesias parroquiales, es­pecialmente los sábados por la noche en que menudean los bautismos y casamientos". "Nos referimos —agrega— a la turba de muchachos calleje­ros que se aposta en esos sitios a la espera de que salgan del templo los padrinos, prorrumpiendo en gritos estridentes y pidiendo cobres y confi­tes. Y hay que ver, cuando no les tiran monedas, las insolencias y frases gruesas que les dirigen, produciendo de este modo espectáculos depri­mentes para la cultura . . .". ¿La solución?: "... que un agente vigile las puertas de los templos parroquiales los días sábados por la tarde y prime­ras horas de la noche". 13
La grita de La Reacción durante el zarandeado año 29 no cesa. El 1° de setiembre se hace eco "de una denuncia que se nos envía respecto al Restaurant Louis (Antiguo Majestic) de San Lorenzo y Sargento Cabral, que, se dice, es un antro de corrupción y un lugar de vicio: donde se pro­ducen orgías todas las noches, tomando parte mujeres borrachas y donde también se alquilan piezas a todas las parejas que las soliciten. Un tal Ki Ki Marque es el socio capitalista del hotel de referencia que está allí co­mo un Pashá, habiendo establecido en uno de los pisos del edificio un harem con sus correspondientes odaliscas y sin faltar los detalles que lo completen .. ."14
Veinte días después, luego de anunciar que Vaccarezza prepara un saí­nete que se titulará "Súnchales", La Reacción da cuenta de un verdadero acontecimiento 
Notas
8    La Reacción. No 2020, 19 de febrero 1928.
9/10 La Reacción. No 2022, 4 dé marzo 1928.
   11 La Reacción. No 2051, 26 de mayo 1929.
   1 2 La Reacción. No 2055, 14 de julio 1929. .
13   La Reaccióa No 2058, 4 de agosto 1929
14     La Reaccióa No 2060, lo de setiembre 1929

Fuente; Extraído de Libro “El Rosario de Satanas” Autor Héctor Nicolás Zinni. Tomo I Editorial Fundación Ross. 3ra. Edición 2000

A TRES AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141

A TRES AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141