Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

miércoles, 1 de agosto de 2012

ATORRANTES CON GALERA


Apartir de 1905 y hasta 1931 -cuando el profesionalismo derrumba las barreras sentimentales del amateurismo-, ocurren muchas cosas en el fútbol de la ciudad. Al margen del surgimiento de los clubes mencionados, algunos otros nacieron y sucumbieron con idéntica facilidad. La nómina de estos clubes -o con intención de serlo- se­ría interminable. La prolija registración que dejara un viejo periodista Juan Dellacasa (h), autor de "Puntapié penal", edición de 1938, ofrece material como para merecer una más ambiciosa y completa investigación. Extraemos de esa vieja edición lo que aconteció con uno de esos grupos de animosos muchachos que, en los albores de este siglo que pronto nos abandona, hicieron un verdadero culto del fútbol. La historia nació alrededor de 1904 cuando un grupo de empleados de comercio, entidades de cerealistas y almacenes navales, se reunían por sus obligaciones laborales en la sede del Banco Español del Río de la Plata. Allí concurrían a realizar las operaciones bancarias cotidianas, al término de las cuales no faltaban largas parrafadas sobre el naciente deporte, cuyo auge se incrementó notablemente a partir de los torneos estables que patrocina la flamante Liga Rosarina de Fútbol desde 1905. El entusiasmo de esos muchachos que se reunían en el banco, se canalizó a través de un "pechazo" que le hicieron a un cliente de la entidad, un tal Gauna. quien poseía unos terrenos desocupados en Mendoza y Vera Mujica (por entonces, casi "campo afuera"). Llegaron a reunir alrededor de cien adherentes, lo que no era poco para la época. Como para no desmentir la feliz definición de Arturo Jauretche cuando explicaba con su prosa vigorosa los mecanismos de la "colonización pedagógica", los muchachos aquellos buscaron un nombre para la naciente entidad. Y todos estuvieron de acuerdo cuando alguien propuso llamarla "El Albión Rosarina", en clara alusión al nombre (Albión) que los antiguos griegos dieron a las islas británicas y que la tradición identificó en el co­rrer de los siglos con Inglaterra. La particularidad de este nacimiento es que, contrariamente a lo que acontecía con otros clubes de la época, fue estimulado por "gente bien", de buen pasar y óptimas posibilidades de prosperar en corto tiempo. Esas diferencias, sin embargo, no se notaban en la cancha, los "nenes bien" del Albión daban y recibían con la misma virilidad y reciedumbre que los ferroviarios de la Villa Sanguinetti, los operarios de refinerías o los estudiantes del Colegio Newell. Tanto era así que se ganaron un mote bien gráfico: "atorrantes con galera".

Fuente: extraído de la revista “Rosario, su Historia de aquí a la vuelta  Fascículo N• 2 de abril de 1991  Autor  Andrés Bossio