Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

lunes, 25 de agosto de 2014

EL ARBOLADO DEL PARQUE



En un instante, al toque de clarines, en presencia de una enorme concurrencia, aparecie­ron plantados dos mil árboles, cuyo acto fue saludado por una salva de aplausos'1. Así recuerda el intendente Lamas en su Me­moria, la primera fiesta del árbol en el flamante Parque Indepen­dencia. Algunas de aquellas es­pecies iniciales fueron, tal vez, el origen del posterior arbolado, integrado mayoritariamente por especies adaptadas provenien­tes del valle del río Paraná o de la barranca (ceibo, sombra detoro ombú); otras, de áreas situadas más al norte del país (pezuña de vaca, pindó, palo borracho, tipa, jacaranda, lapacho, ibirá-pitá), y el resto llegadas de lugares más lejanos, incluidos otros con­tinentes: plátanos, casuarinas, brachichitos, alcanfores, eucaliptus, cedros, robles, pinos, cipreses calvos, ligustros, grevilleas y muchos otros.
Pese a que se advierte la falta de un proyecto coherente, hay sectores interesantes y arbola­dos magníficos como las tipas en Oroño, las palmeras fénix en la avenida que corre entre el Hipó­dromo y el estadio de N. O. Boys, los jacarandaes y las tipas de Morcillo, los palos borrachos en Coronda y en Infante y los alcan­fores a lo largo de avenida Pelle­grini. Los plátanos de 27 de fe­brero, las magnolias de Lugones y los brachichitos de Solano Ló­pez se encuentran raleados, en cambio, y algunos ejemplares en estado de real decrepitud.
Algunos árboles están dispues­tos formando bosquetes: los eu­caliptus frente al Cementerio El Salvador y cerca de la esquina de Solano López y Moreno; otros, en cambio se encuentran aisla­dos o formando grupos mixtos. Pueden señalarse los pinos pi-nea en las esquinas de Oroño, en la Plaza del Foro, de copa angos­ta; los ginkgos en esa misma pla­za y en la de enfrente, de follaje amarillo oro a comienzos de ju­nio. Dos ejemplares de encina (uno en Alvear y Montevideo, otro frente a la entrada a Tribuna­les); un alcornoque (corcho) en la avenida Coronado, junto a la cer­ca de la Dirección de Parques y Paseos, y un ibirá-pitá dentro de la Escuela de Jardinería, con flo­res amarillas en el verano, pue­den destacarse asimismo dentro del arbolado del Parque.
Un pica-pica, de hojas verde claro, pasa inadvertido en Cochabamba casi esquina Oroño, aunque en primavera se llena de flores de color rosa pálido. A su lado, hay un roble sedoso o gre­villa, elegante y alto, de grandes flores primaverales que parecen cepillos orientados con las cer­das hacia arriba, de color ama­rillo naranja. También en sep­tiembre se pueblan de flores los lapachos a metros de la avenida Dante Alighieri.
"No es aventurado imaginar que algunos de esos árboles ha­yan sido de los plantados en aquella fiesta de principios de siglo, cuando los niños rosari-nos -acaso sin saberlo- estaban contribuyendo a consolidar un 'pulmón verde" en el corazón de la ciudad..."



Fuente Extraído de la Revista Historia de aquí a la vuelta. Autor Raquel García Ortúzar de Marzo 1991.