Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

miércoles, 4 de julio de 2018

LOS HERMANOS JEWELL

Por Nicolás E. De Vita



Sin lugar a dudas, los mismos son parte real de la historia de nuestro barrio. Ambos fueron hijos del matrimonio constituido por don Samuel Jewell y doña Carlota Snell Carter, cuyo enlace fuera celebrado en el año 1835 en Inglaterra. Don Samuel Jewell nació entre los años 1805 y 1810 y su actividad principal, como cerealista, la desarrolló en la ciudad de Romsey, Condado de Hampshire, en el Sur de Inglaterra, y de su matrimonio nacieron cuatro hijos llamados: Carlota, Eleonora, Eduardo y Carlos.

En el año 1864, don Samuel Jewell, acompañado de su esposa y sus dos hijos varones que a la sazón contaban con 18 y 14 años respectivamente, se trasladó a nuestro país y, ya radicado en nuestra ciudad, juntamente con su hijo mayor Eduardo, se establece con una casa dedicada .a la comercialización y exportación de cereales, especialmente trigo; mientras que su otro hijo Carlos, en 1870 ingresa como empleado del recientemente habilitado Ferrocarril Central Argentino. Cabe destacar que la firma cerealera "Samuel Jewell e hijo" fue la primera en su género que envió cargamento de cereales directamente desde nuestra ciudad a la de Liverpool, toda cuya carga fue entonces consignada a la firma inglesa "Williamson, Milligan y Cía.".

Don Samuel Jewell falleció en esta ciudad en el año 1875, en una época en que sus dos hijos Eduardo y Carlos (este último ya retirado del F.C.C.A.) actuando conjuntamente y al frente de los negocios cerealeros se encontraban gozando de una sólida posición económica, lograda sea por aquellos iniciados por su padre y otros afines como lo fuera la construcción del elevador para granos que con otro connacional llamado Ernest Kennard Davis, hicieran construir en las inmediaciones de la Estación Rosario Central, que se conociera como Embarcadero Davis" y que tuviera enorme trascendencia hasta mediados del presente siglo.

Todos los Jewell vivieron parte de sus vidas en el complejo habitacional que hicieran construir sobre todo el frente de la calle Córdoba entre las de Vera Mujica y Crespo y que en gran parte aún se conserva como entonces.


EDUARDO JEWELL

Este pionero de nuestro Barrio, como antes lo indicáramos, nació en Ingleterra en el año 1846, contrajo matrimonio en nuestra ciudad con una connacional suya llamada Eleonora Boardman, de cuyo matrimonio hubieron cuatro hijos varones y una niña, todos ellos nacidos en Rosario; y falleció en Inglaterra en el año 1922 a los 76 años de edad.

Don Eduardo Jewell aparte de su actividad comercial, fue un destacado deportista, integrante en distintas oportunidades de la C. D. del Club Atlético del Rosario; uno de los principales organizadores de los famosos juegos atléticos realizados por dicho club con gran suceso a fines del siglo anterior y que tanto entusiasmaron a los habitantes de nuestra ciudad, y factor primordial en la implantación del fútbol y rugby, los que, como la mayoría de los deportes conocidos, nacieron, crecieron y se desarrollaron en el Club Plaza.

De los antes recordados hijos de don Eduardo Jewell, uno de ellos, el mayor, de nombre Ernesto, tuvo distinguida actuación dentro de los círculos sociales, culturales, comerciales y deportivos de Buenos Aires; y, luego de ocupar la presidencia del "Hurlinghan club", se trasladó a Puerto Manzano en la zona del Lago Nahuel Huapi, en donde, gracias a gestiones que mancomunadamente llevara a cabo con otros caballeros, fue posible la concreción del Parque Nacional allí existente.

Otro hijo, también de nombre Eduardo, como su padre, se le recuerda como un destacado deportista, habiendo fntegrado en 1899 los equipos de Rugby de Atlético del Rosario que intervinieron en el primer campeonato organizado por la "The River Plate Rugby Unión Championship", pero su mayor capacidad la demostró como futbolista, donde en el puesto de centro medio o centre-half, integró los equipos que su club hizo posible para sí los campeonatos Competencias, desarrollados durante los años 1902 y 1904, respectivamente, en memorables finales contra el glorioso Alumni y Peñarol de Montevideo. Por la calidad de su juego y juntamente con otro futbolista de su club, el entonces guardavalla Federico A. Boardman, integró el 9 de julio de 1904 el cotbinado argentino que en la oportunidad cotejó con el primer conjunto extranjero de ese deporte que jugó en canchas de nuestro país, es decir el "Southampton", que recientemente en ese entonces había logrado el título de campeón de la Liga Profesional Inglesa y que estaba integrado, según las crónicas de la época, por verdaderos maestros del balompié; y si bien el resultado en esa ocasión resulto adverso para nuestra representación nacional (5 a 3), la actuación de nuestros jugadores fue considerada por los futbolistas ingleses como formidable quienes, como así también la prensa de la época que se hizo eco de tales halagos, vaticinaron para nuestro fútbol un brillante porvenir, como en realidad así habría de serlo con el correr de los años.




CARLOS JEWELL

A su vez este caballero inglés, nacido el 6 de mayo de 1850, contrajo enlace en la ciudad de Londres el 19/3/1891 con Isabel Juana Williamson, de cuyo matrimonio hubo un solo hijo, de nombre Carlos, como su padre, nacido en esta ciudad en la casa del Bv. Oroño s/n., el día 6/11/ 1892. Desgraciadamente este matrimonio tuvo muy poca vigencia, dado que la señora falleció en esta ciudad el 5/4/1893, es decir a tan solo dos años de casada y sus restos recibieron sepultura en el primitivo cementerio de Protestantes, luego denominado de Disidentes, cuando el mismo todavía se encontraba ubicado en calle Dorrego 1850. Recordamos aquí que el mencionado cementerio fue levantado años después y trasladado al predio que ocupa actualmente vecino a nuestro barrio, es decir en el Bv. Avellaneda entre las calles Cochabamba y Pasco.

Hemos dicho anteriormente que don Carlos Jewell, padre, ejerció su primera actividad en nuestro país como empleado del ex F.C.C.A., para luego pasar a asociarse con su hermano Eduardo en el mismo ramo comercial que este iniciara originariamente con su señor padre al afincarse en esta ciudad.

Don Carlos Jewell, padre, desde la misma fecha de su introducción al país la práctica del juego del polo (lo fue alrededor del año 1870)10 ejercitó en su establecimiento de campo que bajo el nombre de "Las Yerbas" tuviera en la localidad de Las Petacas, de esta provincia, y su capacidad como polista llegó a ser tan extraordinaria que en su momento integró el conjunto que se completaba con los polistas Francisco Kinchat, Manuel Andrada, Sixto Martínez y Juan Benítez. Además, entre otros deportes por él practicado, descolló también en las actividades de atletismo y de ciclismo. Su entusiasmo por todo lo que fuera deporte lo tuvo presente en cuanta competencia pudiera estar a su alcance durante su dilatada permanencia en el país; todo lo cual no fue inconveniente para que ocupara diversos cargos directivos y luego ejercer la presidencia del Club Atlético del Rosario en el período 1892/ 93.

La vida de don Carlos Jewell se extinguió definitivamente en la ciudad de Londres, Inglaterra, el día 3/8/1922, a los 72 años de edad, y sus restos yacen sepultados en el cementerio de la localidad de Eastbourne.

Es interesante destacar, que el único hijo del recordado caballero, del mismo nombre que su progenitor, al declararse la Primera Guerra Mundial, es decir en el año 1914, de inmediato se alistó en las fuerzas aliadas y por los brillantes méritos militares acumulados durante la sangrienta contienda terminó la misma con el grado de Teniente 20 de Artillería. Una vez terminado el conflicto fijó su residencia definitiva en Inglaterra, pero no obstante ello realizó innumerables viajes a nuestra República, pues siempre siguió vinculado comercialmente, espiritualmente y por lazos de parentesco con la tierra que lo vio nacer, tanto que ese cariño lo llevó a producir un interesante libro titulado "Mensajerías Argentinas", escrito en castellano e inglés, que tuvo en su momento gran aceptación y que a la vez fuera elogiosamente comentado por el escritor argentino don Bernardo González Arrilli en un artículo de su autoría publicado con fecha 13/11/66 en el Diario La Prensa de la ciudad de Buenos Aires.




SINTESIS


Todo lo anteriormente relacionado muestra, sintéticamente, el gran perfil de esos dos distinguidos caballeros que en su momento y por compra que en el año 1883 efectuaran a los herederos de don Guillermo Wheelwright, llegaron a ser propietarios de una fracción de terreno de 300 metros de frente por 700 metros de fondo, aproximadamente, comprendida estima tivamente, dada su trayectoria en línea de lonja, entre las actuales calles Córdoba, Vera Mujica, Rioja y Castellanos, parte de la cual en su oportunidad, como socios del entonces "Rosario Cricket Club", ahora "Rosario Atlético Club", pero más que nada como verdaderos deportistas al servicio de dicha entidad, hicieran donación a la misma de la casi totalidad del terreno en donde, desde el 30/8/ 1892, fecha de su inauguración, dicho club sigue siendo no sólo brillante historia del deporte de la ciudad, sino indiscutible escuela de ello al servicio de la comunidad.




PLAZA JEWELL 
 

 

Teniendo en cuenta el aporte que significó para la ciudad en materia deportiva el "Rosario Cricket Club", actualmente "Club Atlético del Rosario", fundado el 27/3/1867 e instalado definitivamente en el Barrio Echesortu a partir del 30/8/1889 en su predio de calles Córdoba, Crespo y los Pasajes Burmeister y Gould, el Superior Gobierno de la Provincia de Santa Fe dictó con fecha 21/8/1968, el Decreto N°04292 que, en su parte dispositiva, dice así:

"Visto el Expediente N° 176955-N-1967 del Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto, relacionado con el pedido formulado por el Círculo de Periodistas Deportivos de Rosario, en el sentido de que se declare solar deportivo histórico a Plaza Jewell, sede del Club Atlético del Rosario,y CONSIDERANDO:

Que la prestigiosa entidad ha desarrollado a través de su dilatada existencia una intensa y proficua actividad, constituyéndose en propulsora de la práctica y difusión del deporte en su más genuina y alta expresión.

Que dicha institución marca un hito en el desenvolvimiento deportivo del país, cuya sede ha sido escenario de importantes justas origen de entidades que han contribuido en su quehacer a la formación espiritual y física de muchas generaciones de jóvenes argentinos.

Que es deber del Superior Gobierno, rendir homenaje a la meritoria entidad que a través de su trayectoria ha sabido hacer honor al acervo cultural y social de la ciudad de Rosario, receptora de sus incalculables beneficios. Por ello:

EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA

DECRETA

Art. 1°) Declárase Solar Deportivo Histórico a Plaza Jewell sede del Club Atlético del Rosario, de la ciudad de Rosario;

Art. 2°) Regístrese, comuníquese, publíquese y archívese. Fdo.: Vázquez - Alfredo A. Corea.





Fuente: Extraído del Libro ¡Echesortu! ( Ciudad pequeña, metida en la ciudad) Apuntes para su futura historia ( ensayo) y Segunda Parte (Miscelaneas de la Ciudad). Editorial Amalevi. Agosto 1994.