Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

A 35 AÑOS DE LAS MALVINAS

A 35 AÑOS DE LAS MALVINAS
A 35 AÑOS SON Y SERA ARGENTINAS

19 de julio- día del amigo canaya

19 de julio- día del amigo canaya
se conmenora por aniversario del fallecimiento de Negro Fontanarossa

HOMENAJE A NEGRO FONTANAROSSA

Loading...

HOMENAJE A FONTANARROSA

Páginas vistas en total

lunes, 24 de julio de 2017

DEL TANGO AL PASO DE GANSO

Por HECTOR NICOLAS ZINNI




El panorama institucional rosarino acusa en el mes de mayo dos sucesos que importan a la evolución de la ciudad y sus habitantes. El 19, se coloca la piedra fundamental para el nuevo edificio del Colegio Nacional Nº 1 —cuyos planos han sido ejecutados por la Dirección General de Arquitectura de la Nación—, en una ceremonia que preside el vicegobernador de la provincia, doctor Rafael Araya. La piedra es bendecida por el obispo Caggiano y son oradores Emilio F. Solar¡, rector del establecimiento, y Calixto Lassaga, quien recuerda a los alumnos que se distinguieron. El 28 Juan Carlos Cepeda es designado jefe de Policía de la ciudad y departamento Rosario.1 Reemplaza a su padre, Juan Cepeda, quien había sido nombrado para el cargo en setiembre de 1936.

Como las academias donde se enseña a bailar el tango y otros ritmos resultan buen negocio en Rosario, Agustín Romano Gaeta decide ponerse al frente de una creada por su tío doce años antes. Primero, en Corrientes 869, luego en Mitre y San Lorenzo, más tarde, en Mendoza 1046.
"—La mantuvimos hasta el 52. Por ella pasaron más de 70.000 personas. En verano, para los carnavales, la demanda llegaba a su apogeo: atendíamos alrededor de 115 alumnos diarios. Con mi señora impartíamos las clases teóricas, y 12 ayudantes completaban —con la práctica— el aprendizaje. No se trataba de enseñar simplemente los pasos de los ritmos de moda. Lo importante era inculcar el arte de bailar cada uno de ellos con movimientos adecuados, con elegancia, con distinción, con gra-
cia.
,,Así nació el "Método Romano"?
Sí, señor. El método que subtitulé "El profesor de baile en su casa", constaba de 10 tratados que me llevaron siete años de paciente labor y estudios técnicos sobre tangos, pasodobles, foxtrots, valses criollos y vienés, milongas y el samba. Todo con su respectiva coreografía, marcando la técnica correcta, ilustrando con figuras y diseños apropiados".2


Son los últimos años en que El Cachafaz y Carmencita Calderón —que también tienen academia, pero en Buenos Aires— se lucirán juntos bailando en los salones. Los zapatos negros de charol, con taco alto y orlados por un moño de seda roja que calza El Cacha, recrean mil veces las fintas con compás exacto en exhibiciones que también aplauden los rosarinos. Carmencita viste casi siempre de largo, estilo paisana, con un moño "que me hacía más alta. La primera vez que usé pollera corta Y blusa fue en 1937 en El Nacional. El conjunto me lo regaló Azucena Maizani".3

Salvo el cine criollo, el otro, venido de afuera, apenas si rescata alguna que otra imagen estereotipada del tango:
"Se me hace imposible la localización de algún primitivo corto francés
con el tango llevado en la acrobacia a un sesgo caricaturesco de apaches prefabricados. En cambio, me surge, nítido, el recuerdo de un George Raft bastante parecido al morocho y atildado compadre porteño, entreverado en desplantes de gigoló a los compases de El Choclo, de Angel Villoldo, en Bolero (l,sley Ruggles, 1934). 0 el de la pareja que integraban Jean Arthur y Charles Boyer en La historia se hace de noche (Frank Borzage, 1937), sumida también en el baile, pero amorosa, desganada y sensual en La Cumparsita, de Gerardo Mattos Rodríguez, entre otros tangos propicios a las confidencias de medianoche"4
A la cantidad de proyecciones de estas películas en los cines de todo el mundo, Agustín Romano Gaeta opone cifras más modestas:
"Realizamos 2.069 exhibiciones de baile por clubes de todo Santa Fe y otras ciudades del interior. También nos presentamos en Chile. La base del programa era la evolución del tango en tres etapas. Al finalizar, hacía una demostración personal del Bolero de Ravel. Después organizábamos entre los concurrentes, campeonatos relámpagos. Elegíamos las diez mejores parejas y, de ellas, las tres vencedoras recibían medallas de plata y bronce donadas por una conocida marca de aperitivo"5
Otro de los cultores del tango que ha comenzado a dibujar sus firuletes en el piso es el rosarino Mario (Tito Espinosa).
"Me inicié como tantos Otros en nuestra ciudad con carácter de aficionado, participando de 1936 a 1939 en concursos y exhibiciones. Dado el éxito que en aquellos primeros momentos me acompañó, pasé luego a las filas profesionales, instalando mi propio estudio de baile. Recuerdo que en esa época me llamó la Municipalidad para actuar durante la Semana de Rosario. En esa oportunidad llevé a cabo un espectáculo con la orquesta de Abel Bedrune, presentando la parejita de tangos Los Petit Espinosa. También actué en varias oportunidades con la orquesta de Luis Chera para la Asociación General de Músicos de Rosario. Debo señalar que este conjunto tenía en esa época más de treinta ejecutantes".6
No solamente Rosario y Buenos Aires provee buenos bailarines. En la ciudad de Santa Fe, los nombres de Esteban Saravia, Mario Díaz, Carlos García, Lasave y otros, son comunes en los barrios por su bien ganada fama de danzarines y coreógrafos a través de figuras inventadas sobre la marcha del compás musical. En la capital de la provincia, hacia 1937, es bien conocida la personalidad de Luis Manzoli quien tiene instalada la primera academia de tango en la esquina de las calles 10 de Mayo y ira. Junta, desde 1923. Allí, con sus partenaires Dorita Torry y Nelly Collados, enseña, además del tango, el bolero, la rumba, la ranchera, la maxixa, el vals y hasta el minué.
"Me contrataban para exhibiciones en los bailes locales y de Esperanza, Laguna Paiva, Reconquista, Gálvez, Paraná, etc., lo que me permitía vivir en actividad", señala Manzoli, mientras muestra amarillentos proramas de la época recopilados por su hermano Roberto que rememoran sus actuaciones junto a las orquestas de Ricardo Klein, los Diablos Rojos, Raymundo Grasso, los Santafesinos, Duilio Berardi y los vocalistas Roberto Torres, Nilo Fuentes, Roberto Posee y Antonio PiStan, entre otros".7
Como es de imaginar, en Rosario hay bailes y milongas. Los primeros, atildados. En cuanto a las segundas.
¡Ahi!, las milongas bárbaras de mi tiempo, allá por el treinta y pico. En bulevar 27 de Febrero entre 25 de Diciembre y Buenos Aires, había una especie de cantina y bar con un amplio salón de baile —piso de mosaicos— denominado La Campana. Con la atención de los contertulios (gente de pelo en pecho los masculinos y de uñas largas y vocabulario soez las féminas), tenían constante trabajo los funcionarios policiales de la Sección 6a.
Lo original eran las prevenciones a la concurrencia. Un cartel, hecho a brocha gorda, decía: "Se prohibe bailar con zapatillas ye/sombrero o la gorra puesta": Y como complemento que daba la idea de la catadura de los concurrentes y prevención, este otro: "Respecte y será respectado": Como la ortografía no quitaba ni ponía rey, y los bailarines no se fijaban en esas menudencias, los de los barrios céntricos se iban a hacer e! plato. Por ahí desaparecían parejas de bailarines. Pared por medio había una posada. . . Están bien puestos los puntos suspensivos. . - ¡Ah!, si esto no pasara por la censura del Jefe de la Sección. . . Matan la inspiración. la matan! ¡No hay cosa peor que los puritanos.!" .8


En estos bailetines de las orillas, que proliferan de norte a sur en la empingorotada ciudad de Rosario, se hace cierto el poema de Etchebarne: "La cabellera le brilla / a la mujer en la espalda / y se recorta su falda / abierta hasta la rodilla; / el brazo del hombre engrilla / la pulpa de la cintura / y la yacente blandura / de la mano femenina, / el saco negro ilumina / con transparente blancura. Sobre la tierra rociada / que baña de oro un farol, / los botines de charol / empinan la capellada, / y con el ala quebrada / junto al mirar altanero, / encierra en seda el sombrero / sobre la melena lacia, / la redondez de su gracia len el ribete orillero.

"Arpa, flauta y acordeón / con su ritmo saltarín ¡ consiguen en el violín / la fuga de la emoción, / y en el doble corazón / de la pareja obediente / amanece una inocente / ansia de limpia belleza / que les nubla de tristeza / la palidez de la frente. Pronto, desde su zozobra ¡alzándose hasta su rango ¡ entre los cortes del tango ¡ el bailarín se recobra. ¡ El largo brazo le sobra / para la cintura estrecha, / y con la entraña deshecha / pero con la vista dura, / desenvaina la postura / de su silueta derecha.

"La mujer es rosa yerta ¡ que desgajada se mustia ¡ y desvanece su angustia ¡ en el vigor que la injerta. ¡ Con palideces de muerta / la lánguida luz la baña / y apaciguando la huraña / desolación del perfil / le enturbia el ojo febril / la sombra de la pestaña. Así están, desdibujados, ¡ al borde de la ciudad / y aunque muertos de verdad / eternamente en!azuuu. / Ya para siempre callados / los destemplados violines / y en los azules confines ¡ de los suburbios porteños ¡ hoy no son más que dos sueño' rus sombras de bailarines. .....9 Para demostrarlo no hay que ir lejos. En el Buenos Aires de 1937 ya hace un año que ha irrumpido, victorioso, el músico Juan D'Arienzo, "Acaba de cumplir 35 años —dirá Gobello—, uno menos que Julio De Caro. Pero De Caro, estilísticamente ubicado en el otro extremo del tango, era estrella desde 1924 y D'Arienzo comenzó a serlo cuando Pablo Osvaldo Valle lo llevó a la flamante Radio El Mundo. Lo cual no quiere decir, de ninguna manera, que D'Arienzo fuera un tanguista tardío. .....10

En Rosario, no falta el periodista bohemio que, como Gabriel Siga[, recorra los bajos fondos viviendo intensamente la época.
"—Gabriel Siga! era conocedor y buscador de la nota. Era una rata de imprenta y tenía la habilidad de pasar desapercibido casi siempre. Podía comparársele con otro rengo famoso, Dante Linyera, que en Buenos Aires era linotipista y poeta.
Siga¡ escribió un largo poema titulado La Vida del Canflinflero, que supo editar Longo y se vendía a 20 centavos. . . Yo lo tengo en mi archivo.
En La Vida del Car,flinflero, Siga¡ exalta al rufián porque en aquel entonces, cuando la prostitución estaba oficializada, el cafiolo no despertaba la resistencia que despertó después. El cafishio era un hombre que había alcanzado la mete: tener una mujer que trabajara para él. Siga¡ era un buen tipo y siempre andaba detrás de lo típico. Fue autor del tango Mamíferos de lujo, cuya música es de Juan Rezzano a quien le decían El campanero, por ser oriundo de la ciudad de Campana, Rezzano, excelente bandoneonista, es el que compone el tango Duelo criollo con Lito Bayardo, y también El favorito, dedicado este último al gran salón de baile de la Avenida Alberdi".11
"—Gabriel Siga! era periodista. Trabajó en el diario Crónica, de Rosario, cuando estaba bajo la dirección de Angel Saggese, en la década del 20 al 30. Era naturalmente afable, atento y ceremonioso. Estuvo a cargo durante esos años de escribir comentarios sobre teatro, aunque también redactó la sección policial y fue notero especialista y sagaz. Distinguíalo al caminar un defecto físico, por cuya causa fue apodado En rengo Sigal. Sé que fue empleado público y autor de la letra del tango Juan Rezzano Mamíferos de lujo, en el que trataba a las mujeres en forma agresiva."12
"—¿Siga¡? ¡Era terrible!... Andaba siempre bien vestido, con pantalón fantasía y un faso que no se le despegaba de los labios. Era. . . ¿parecido sabes a quien? A Tito Lusiardo. Nada más que calzaba un zapato más alto que el otro porque era gorren. Laburaba en la Aduana y como era bastante chamuyeta, lo habían puesto en una pieza a trabajar solo.
¿Lo veías seguido?
Sigal iba siempre al Victoria, el boliche aquel. - Una noche en que aparecí con Fragueyro y estaba también Siga!, lo encontramos a Trincheta. Cuando le presenté a Fragueyro, Trinchete dijo: —¿Ustedes Braguero?":
'No —dijo el Otro—, yo me llamo Fragueyro" Y Trinchete, muy tranquilo: " . .Braguero...... "No. Fra.guey-ro" Era como paro morirse de la risa, porque Trincheta de entrada lo agarró para la jode. El asunto es que nos sentamos a una mesa y, al rato, empezaron a hablar de costurones. Siga¡ se desprendió el saco y se alzó la camisa, Trinchete también y Fragueyro hizo lo mismo. Todos se la daban de guapos y de que habían tenido entreveros a cuchillo. ¡Puras macanas!......13


En otro plano y por iniciativa de los pintores Eugenio Fornells, Nicolás Melfi y Pedro José Cravero, se funda en Rosario, el 2 de junio, la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos, que funciona como filial de la entidad que, con el mismo nombre, existe en Buenos Aires. Esta sociedad viene a colmar las aspiraciones de algunos mientras otros sectores de la ciudadanía, ajenos a este quehacer, orientan sus preferencia hacia manifestaciones más contundentes. Como la que practica el negro Joseph Louis Barrow (Joe Louis) en los Estados Unidos, donde el día 22 de este mes obtiene el título mundial de campeón de todos los pesos al noquear


a James J. Braddock —La cenicienta— en el octavo round de una pelea disputada en Chicago.


Se está yendo junio. El 29, dentro del subsuelo del café El Cantábrico, ubicado en el centro de la Capital Federal —Corrientes 1778—, nace la Fuerza de Orientación Radical de la Juventud Argentina (FORJA), como fragmento disidente de la Unión Cívica Radical. Entre sus fundadores eatán Arturo Jauretche, Homero Manzi —su apellido es Manzione—, Luis Dellepiane, Miguel Ortiz Pereyra, Juan Luis Alvareado y otros.


Tres son las consignas que se lanzan: "Por el radicalismo a Ja soberanía popular. Por la soberanía popular a la soberanía nacional. Por la soberanía nacional a la emancipación del pueblo argentino".15 -


Al otro lado del océano, desde el 25 de setiembre hasta el 29 del mismo mes, Benito Mussoliníy su yerno, el ministro del Exterior conde Galeazzo Ciano, se encuentran en Berlín como invitados de honor de Adolfo Hitler, quien está exultante desde el 4 de julio, fecha en que la piloto Hanna Reitsch ha conseguido volar en el primer helicóptero práctico que se haya construido.16 La acogida que reservan los alemanes al dictador fascista adquiere una grandiosidad tan impresionante como para hacer perder el sentido de las proporciones a cualquiera, y de modo muy especial a Mussolini, particularmente sensible a la apoteosis de una multitud inmensa.


Maestro de ceremonias es el propio ministro nazi de propaganda, Joseph Goebbels, quien, cuando otro funcionario le pide explicaciones acerca de la alucinante espectacularidad de aquella puesta en escena, declara confidencialmente que tanto a Mussolini como a Ciano se los debe hacer sentir como lo que no son, o sea grandes hombres. Ciano, de regreso a Italia, escribirá en su diario que Hitler es, sin duda, un insensato puro: un nuevo Parsifal.


Estas y otras impresiones de viaje serán sólo consideraciones marginales. De hecho, entre los dictadores continúa desarrollándose el entendimiento sobre el endeble andamiaje de un total acuerdo, de una correspondencia de intenciones destinada a hacer temblar al mundo entero, o, por lo menos, a esa parte del mundo que aún cree en la paz.


Los diarios publican numerosas fotografías donde se puede ver el paso triunfal por las calles de Berlín de los dos dictadores con su séquito, en medio de una multitud inmensa. El conjunto, trasunta a primera vista una idea de colosal potencia y de gloria, como sólo podríase evocar reconstruyendo con la fantasía la vuelta triunfal de las legiones victoriosas de la antigua Roma imperial. Un análisis más atento de la situación y de los personajes refleja cuanto de lúgubre existe en esta arada monumental, no exenta de determinados efectos cómicos seguramente involuntarios, pero no por eso menos dignos de atención.


No tan desenvuelto en su actitud como Mussolini, Hitler pone de manifiesto en su manera de presentarse ante las multitudes enardecidas, esa mezcla de lúgubre fanatismo y de suprema indiferencia que caracteriza su comportamiento. Mussolini, al lado de semejante personaje


de tragedia wagneriana, siente renacer en él ese espíritu guerrero y belicoso que animara a los mejores hombres del Renacimiento italiano, y que pugna por inculcar en la mentalidad de un pueblo sin motivos para ser agresivo.


Las fotos muestran al mundo, además, a grupos de altos oficiales nazis en rígida posición militar, y muy cerca de ellos a soldados cuyos semblantes no se acierta a verles. Todos imbuidos en la solemnidad del momento y portando estandartes y emblemas.


En tanto formaciones aéreas surcan, rugiendo, el cielo, fuerzas de tierra y mar se agrupan a todo lo largo del recorrido para rendir homenaje al dictador italiano. Con cuatro divisiones concentradas en las calles de Berlín, más que un homenaje, se trata de una manifestación destinada a deslumbrar a Mussolini.17 El Duce quedará tan impresionado por todo este aparato, que en unos pocos días más acabara por destruir con declaraciones y actitudes las escasas esperanzas que aún se alientan, en el sentido de que Italia ponga en resguardo cierta autonomía con respecto a Alemania. Nada pues, puede modificar esa fatal política que empuja a la patria del Dante hacia la catástrofe.


NOTAS
1 Juan Carlos Cepeda, rs. en Rosario el 9.9.1896. Hijo del célebre caudillo radical Juan Cepeda, transitó —al igual que su padre— por distintas instancias cívicas en el quehacer político al que se brindó enteramente durante toda su vida. Dirigente de la Unión Cívica Radical "Antipersonalista" de la zona sur de la provincia de Santa Fe, gobernador del Chaco y vicepresidente del Banco Hipotecario Nacional, falleció en Rosario, luego de sufrir las alternativas de una larga dolencia, a los 85 años, el 24.9. 1981. La crónica necrológica publicada en el diario La Capital al día siguiente de su desaparición señaló que "fue un caballero y a lo largo de su existencia supo de la amistad de quienes lo rodearon, quienes vieron en él a un hombre probo y con profundos principios de bien "
2 Agustín Romano Gaeta. Perfil de un empresario rosarino, en El País desde Rosario. 3ra. Secc. 23.7.1977. N.B. Este diario cesó en julio de 1978, luego de imprimir 234 números. .
3 EI tango de ahora se baila a las patadas. Clarín. 1.7.1976.
4 Jorge Miguel Couselo. El tango en el cine, en La Historia del Tango. Pág, 1292. Ed. Corregidor. Bs. Aires. 1977.
5 Agustín Romano Gaeta, id. id.
6 Mario Espinosa se dirigió a la Capital Federal para presentarse en concursos danzantes que se llevaban a cabo a finales de la década del 30 en las instalaciones de La Rural bajo el nombre de "La misa del tango". En uno de los certámenes, bajo la batuta de Julio De Caro y en competencia con El Cachafaz, Los Méndez, Los Lentos, Anselmo Casares, Panchito Bosco y otros, resultó ganador Espinosa a quien bautizó en esa hora de triunfo como El aristócrata tropas soviéticas. Terminada la guerra, trató de explicar en varios libros su compromiso con la Alemania nazi. Había sido detenida por los norteamericanos y, del rango, Carlos de la Púa. En 1940 se clasificó campeón sudamericano de la especialidad. Angel Domínguez, revista Para Vos. Año 1 Nº 7. Rosario, julio 1979.
7 Luis Manzoli contrajo enlace en 1942 y se trasladó a Buenos Aires alejándose de su profesión como maestro de tango. Un año antes, por una gentileza de la Empresa Samper, se le realizó un gran festival de despedida en el viejo cine Colon, oportunidad en que hizo sus últimas exhibiciones de bolero, rumba y tango, este último en sus facetas de can yengue y de salón. Y. El Litoral. SantaFe. 11.12.1978.
8 La Tribuna. 31.7.1976.
9 Miguel D. Etchebarne. Los bailarines, en La Prensa s/f.
10 José Gobello. Crónica general del tango. Pág. 202. Ed. Fraterna. Bs. Aires. 1980.
11 Testimonio de Justo Palacios, tomado por el autor el 15.2.1976.
12 Testimonio de Enrique Dreyfus, tomado por el autor el 21.2.1977.
13 Testimonio de Hugo Ibarra, tomado por el autor el 17.11.1978 // Es de señalar que el cantor Ignacio Corsini, entre 1921 y 1922, le grabó a Gabriel Siga] en discos Nacional Oóeón —Serie Acústica— y con acompañamiento en guitarra de José María Aguilar, los siguientes tangos: 216A. Monigote (Sigal-Iribarne). 21613. Sin amor (Sjgal-Lomuto), y 220A. Cachonguita (Sigal-Cana.ro). El 27. 8.1928, Corsini grabó para el mismo sello, pero en sistema eléctrico y con acompañamiento en guitarras de Aguilar, Pesoa y Maciel, el disco NO 18.559B. con un tango de los rosarinos Gabriel Sigal y Santiago París: Abuelita. V. Héctor Nicolás Zinni. Ignacio Corsini, voz, presencia y emoción de una época. Centro Editorial S.R.L. Rosario. 1976. Rubén Pesca. Ignacio Corsini, en La Historia del Tango. Vol. 10. Pág. 1722. Ed. Corregidor. Bs. Aires 1978. Dr. Ignacio Corsini (h). Ignacio Corsini, mi padre. Tango III. Colecc. Todo es Historia. Págs. 73 y 83. Bs. Aires. 1979. Ibarra falleció en Rosario el 5.3.86 a los 71 años.
14 Joe Louis, n. en 13.5.19 14 en Lexington, Alabama (EE.UU.). Hijo de un agricultor, llegó a ser uno de los púgiles más temidos en la historia del boxeo. Sostuvo su primera pelea profesional ci 4.7.1934 en Chicago frente a Jack Kraken a quien derrotó por nocaut. En 1936 experimentó su primera derrota frente al alemán Max Schmelling, quien llevaba un impresionante récord de 28 peleas ganadas por YO. y era considerado esperanza de la Alemania nazi Peto Louis se tomó una revancha en 1938 que fue categórica. En el primer round Schmelling fue despachado por nocaut e ingresó al hospital con fractura de maxilar y una lesión en la columna. loe Louis mantuvo el titulo mundial de la categoría durante más tiempo que cualquier otro hombre en la historia, defendiéndolo 25 veces antes de retirarse en 1949. Padeciendo dificultades financieras, - volvió al boxeo y pretendió reconquistar el título en 1950. Pero lo derrotó el campeón Ezzard Charles. El segundo intento fue ante Rocky Marciano, el 26. 10.1951. Fue la última derrota de Louis que nunca más volvió al ring para boxear. Quien fuera llamado El bombardero de Detroit, viejo y vencido, podía ostentar en el lustre de los recuerdos 71 peleas como rentado, con 68 victorias. Murió el 12.4.1981 a los 66 años a raíz de un ataque cardíaco y postrado en una silla de ruedas. V. La Tribuna. 25.11.1978. La Capital y La Razón. 13.4.1981, y Carlos Calligari Marelli. ¿Louiso Clay?, en La 71ibuna. 14.4.1981.
15 Carlos Russo. La Argentina de los años 30, en revista Panorama 16.3.1971.
16 Hanne Reirsch. Fue quizás, una de las pilotos más célebres del mundo. Sus fotografías de juventud la muestran rubia, sonriente, de estilizado cuerpo, muy femenina. Alcanzó cuarenta récords en todas las categorías y sobre todos los tipos de avión. Fue la primera comandante de a bordo en 1937, la primera mujer que piotéo un helicóptero —el que diseñara el doctor Heinrich Focke—, la primera piloto de pruebas y la primera mujer piloto de aviones a reacción.
Más temeraria que muchos de sus colegas masculinos, Hanne Reitsch había comenzado a estudiar medicina, pero bien pronto se apasiono por la actividad a la que había de dedicar toda su via. Ensayó casi todos los modelos, inclusive los cazas 262 en la década del 30 y, durante la Segunda Guerra, sufrió serios accidentes. Unica mujer condecorada con la cruz de hierro de primera y segunda clase, en 1945 piloteó el último avión que abandonó Berlín bajo el fuego de las tropas soviéticas. Terminada la guerra, trató de explicar en varios libros su compromiso con la Alemania nazi. Había sido detenida por los norteamericanos y, al ser liberada, recibió ofertas de los Estados Unidos, de cuya Asociación de Pilotos era miembro honorario. Fundó escuelas de aviación en la India y en Mrica. En abril de 1979 logró un récord en una competición de vuelo a vela para mujeres en los Estados Unidos. Murió en Francfort el 29.8.1979, a los 67 años, tras una breve enfermedad. Según sus deseos, los funerales se realizaron en Salzburgo (Alemania). La Nación. 30.8.1979.
17 "Nunca el pueblo —e/conjunto de personas de un lugar, región o país— se mostró tan clamoroso como en la Italia de Mussolini y en la Alemania de Hitler. Todo poder absoluto necesita de la muchedumbre como el pez necesita del agua: inclusive, el poder absoluto del Papa parece sentirse más firme, más seguro y humanamente razonable cuando lo avalan los aplausos y los vítores de las multitudes abrazadas por la columnata de Bernini. Nadie puede gobernar sin consenso: En las repúblicas importa el consenso de la razón; en las dictaduras, el de la emoción- Precisiones. Bs. Aires. Año ¡II. NO 98. Pág. 4. 30.4.1981.
Fuente: Extraído del Libro “ El Rosario de Satanas Tomo II - . Editorial Fundación Ross.

A CUATRO AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141

A CUATRO AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141