Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

lunes, 15 de mayo de 2017

Angel Tulio Zof, la historia de una nobleza deportiva (Reportaje)



Con el siguiente reportaje a don Angel Tulio Zof ciudadano ilustre de Rosario y actual director técnico del Club Atlético Rosario Central, efectuado por Oreste Francisco Cirimele, continuamos con la serie de entrevistas que la revista "Rosario, su historia" realiza sobre la identidad histórica de los dirigentes y referentes culturales, sociales y deportivos de la ciudad y su región.

Son las 19 y don Angel dio por finalizada la práctica del primer equipo de Rosario Central en el Complejo Palos Verdes. En los últimos días asumió como director técnico del equipo de la mencionada institución por novena vez en la historia. El siguiente diálogo se inició en el bar del predio y luego continuó en el marco de una amena caminata.

Algunos persiguen la gloria, otros el confort económico, algunos la fama

¿Cuál fue su principal motivación a la hora de ser jugador?

En aquellos años jugábamos en las divisiones inferiores de Rosario Central. La satisfacción más grande nuestra era jugar en la primera. Nunca pensamos en el dinero. Se ganaba como en un trabajo más, quizás algunos pesitos más... pero ahí. La gran satisfacción la tuve entonces al debutar en primera.

¿Fue contra Newel’s?
Sí, y salimos uno a uno.

¿Con gol de Di Loreto?

No, yo creo que fue el Torito (Aguirre).

¿Pudo mantener económicamente a su familia como jugador?

Sí, pero como jugador de fútbol fueron pocos años porque yo dejé de jugar al fútbol cuando nació mi hija más grande y yo llevaba dos años de casado. Así que sin tener familia no me fue difícil.

¿Después de Rosario Central jugó en México?
El año que yo me fui de Rosario Central fue en 1955. En 1956 jugué en Huracán, de Buenos Aires; en 1957 en Quilmes, que ya estaba en la B; y en 1958 viajé a México, donde jugué cuatro años.

¿Allí terminó su carrera como jugador?
No. De México fui a Canadá, y en este último país también inicié mi etapa de Director Técnico, en el Toronto Italia. De allí fui a los Estados Unidos y terminé mi carrera como futbolista en Nueva York.

¿ De donde son originarios sus padres?

De Italia

¿Es cierto que su madre cruzó el atlántico embarazada de usted?

Sí, pero nací en Rosario.

¿Qué aspectos de la cultura de sus padres usted recuerda, en costumbres, comidas, dichos, etc?
De mis padres (Antonio y María) siempre tengo el mejor de los recuerdos. Eran muy humildes. Mi papá en aquellos años trabajaba de peón de albañil, de obrero, en el campo... de esto y lo otro. Me acuerdo que siendo yo muy chiquitito mis padres iban al campo a juntar maíz. En aquellos años se juntaba manualmente. Eran trabajadores. Lucharon por hacerse su casita. Vivíamos muy humildemente pero bien.

¿Qué le gustaría destacar de lo que aprendió de sus padres?
A nosotros nos enseñaron la honestidad. Tal así que yo recuerdo todavía, me quedó grabado (podría tener tres años de edad, era muy chiquito), teníamos unos parientes que vivían a dos cuadras de nosotros a quienes visitábamos seguido. Una vez me volví a casa con una pelota de goma que encontré allí. Nosotros no teníamos en casa. Al día siguiente empecé a jugar. Me preguntaron de donde la había sacado y yo le dije "de la tía", entonces me dijeron "anda y devolvé esa pelota". Así que fui y la tuve que devolver. Me dieron un ejemplo.

¿Cuál es el barrio de su infancia?
Donde viví hasta hace no mucho: Barrio La República. Aunque de chico estuvimos en el campo, y en la zona de Ituzaingo y Provincias Unidas. En frente de nuestra casa había una quinta "La Nelida". donde iban los pibes. Pero ahí vivimos no más de un año. En Barrio La República viví en frente de la cancha de Gath y Chaves (la tienda de San Martín y Córdoba alquilaba una cancha en Montevideo entre Paraná y Carriego; Pellegrini. todavía se encontraba cerrada al transito como avenida). Comencé a jugar en la Gath y Chaves (la tienda de San Martín y Córdoba alquilaba una cancha en Montevideo entre Paraná y Carriego; Pellegrini. todavía se encontraba cerrada al transito como avenida). Comencé a jugar en la división más chica
Gerardo Ríos, un gran jugador internacional paraguayo y que después jugo en Central. Después, la imagen de Alfredo Fogel. Yo lo veía jugar y era que se yo... a mi me mató siempre... amen de otros jugadores. Nosotros queríamos imitar como Alfredo Fogel jugaba en la cancha. ¿Quién fue su primer maestro en la vida? Yo no me acuerdo de los nombres de las maestras que tuve... pero de una de ella me acuerdo bien, Zara Nimo, era hija de una persona que trabajaba en el Registro Civil. Fue mi maestra de quinto o sexto grado en la Escuela 120, en Mendoza al cinco mil y pico. ¿Cuáles fueron sus ídolos deportivos en la niñez y juventud? A mi me impactaron muchos jugadores de la época cuando éramos chicos. Ya le digo, Alfredo Fogel. Me encantaba el "Torito" Aguirre; Rubén Bravo, Benjamín Santos... Gran goleador...
Goleador y cómo le pegaba a la pelota, fuertísimo. Y después, por supuesto, grandes jugadores, como Arsenio Erico, (Paraguayo), Vicente de la Mata, Moreno, Pedernera, Mario Boye, Ricardo por ejemplo. El arquero Ricardo? El arquero, volaba de palo a palo. Dezorzi me parecía impasable, grandote, con un gran físico.


¿El fútbol fue para usted diversión o trabajo?

Yo creo que el fútbol para mí siempre fue una diversión. De chico jugábamos al fútbol para divertirnos porque nos gustaba. Era una diversión jugar en los equipos de barrios. Poníamos los palos del arco y lo sacábamos porque si no nos lo robaban. Para nosotros era una gran satisfacción jugar todo el día. Después, sin darnos cuenta fuimos progresando, seguimos jugando y llegamos a hacer profesionales, casi sin darnos cuenta. Y si no hubiera sido profesional hubiera seguido jugando hasta cuando pudiera porque me gustaba.
¿Le tocó vivir como futbolista una situación insólita o sorprendente?

Me tocó por ejemplo viajar, conocer otros países, como México, Canadá y Estados Unidos. Giras que hicimos con equipos mexicanos por Centroamérica, Nicaragua, Honduras, Costa Rica... Conocer todo esos países... y todo por el fútbol, porque si no no creo que los hubiera conocido.

¿Qué recuerdos tiene de los estadios futbolísticos de la ciudad de su niñez?

Comparándolo con los estadios actuales se ha progresado enormemente porque antes yo recuerdo que Rosario Central tenía una cancha donde jugaba la primera, entrenaba la primera, la reserva, divisiones inferiores, las locales, se jugaba y se entrenaba allí. La cancha no aguantaba. Estaba linda el primer mes. En verano estaba todo verde, no. Pero inmediatamente después quedaba pelada. Por eso hoy ya hay canchas auxiliares y distintos predios.

¿Cuál fue su mayor emoción profesional?

Cómo jugador cuando debuté en primera división y salí a la cancha con la camiseta de la primera. Ver en ese estadio, en esa cancha, jugaban los que yo iba a ver siempre, mis ídolos, los grandes jugadores y que yo me encontrara también dentro de eso, con la gente en las tribunas.
Después por supuesto, algunos triunfos que se han logrado como técnico, ser campeón... Ver a la gente contenta, feliz... Porque el fútbol tiene eso: familias felices y contentas. Todas esas cositas siempre fueron impactantes para uno.


¿Cuál fue su mayor emoción personal?

El casamiento fue un hecho trascendental, luego el casamiento de los hijos, de los nietos... los yernos que llegan... son todas etapas muy lindas en la vida.

¿Hay un gol que usted recuerde como memorable?

Recuerdo un partido que estábamos jugando contra Independiente en cancha de Rosario Central. Creo que ese partido lo ganamos 3 a 2. Se originó un MI favorable a Central. Del medio de la cancha, un poquito más allá, era lejos, como a unos cuarenta metros del arco y tirado hacia las plateas de abajo, se acuerda, las que estaban sobre Cordiviola... Y el que pateaba fuerte y muy bien con nosotros era Federico Vairo.
El era ful bak izquierdo
Sí. El era fool back izquierdo pero le pegaba con las dos piernas, más bien era derecho pero le pegaba con las dos. Viene a tirar ahí y en ese sector, el izquierdo de Independiente, jugaba Ernesto Grillo, un gran jugador que fue número 10 en la selección... Grillo le dijo: "Que vas a hacer, vas a patear al arco desde acá". Yo estaba al lado de Federico por eso recuerdo el diálogo. El le contestó: "Este te lo dedico a vos". Sacó un zapatazo y fue un golazo impresionante.
Hablando de este tipo de anécdotas imborrables recuerda un partido en el que Central le ganó a Tigre 9 a 2, en un día de mucha lluvia. £1 arquero de Tigre era Rugilo. Fue un día de tanta lluvia que medio se suspendió el partido. Nos tuvimos que refugiar bajo un inmenso árbol donde estaba el buffet de la Cerveza Quilmes. Fue en ese partido que Humberto Rosa hizo un gol con la cola.
 
 
 ¿Lo recuerda?
Yo jugué ese partido. Vino el centro y el estaba a un metro de la línea. En vez de tocarla con la pierna puso la cola (se ríe)...
¿Alguna vez vio algo similar?

No. De ese partido recuerdo que debutó como número 5 Duca.

Recuerdo que también jugaron Rugilo, Cuchiaroni y Zin, de número 10
¿ Humberto Rosa se radicó en Italia?

Si está allá. Fue un jugador espectacular, bárbaro. Cuando paraba con el pecho la pelota parecía que se le pegaba. Cómo la pisaba. Y qué personalidad. En algún momento fue muy resistido porque era muy gambetero, y cuando las cosas no salían bien la perdía y la perdía. El siguió, y siguió pisándola hasta que se impuso, le salió y fue el gran maestro. Cuando nos reunimos con los muchachos de aquella época siempre lo recordamos con cariño.

¿Oscar Massei?

Otro gran jugador de la misma época. También está radicado en Italia. Gran cabeceador, rápido y habilidoso.

¿Un dirigente de Rosario Central que usted destaque?

A Federico Flyn, fue prácticamente el primer presidente de Central cuando yo me incorporé al Club. Viajaba con nosotros en el micro, en el tren, y nos acompañaba en las giras. Para mí fue uno de los grandes directivos de Central. Dejó un estadio plantado y un club sin deudas. También tengo grandes recuerdos del escribano Víctor Vesco, especialmente de su primera etapa.

¿Le tocó hacer el servicio militar?

Sí, cuando era el Regimiento 11 de Infantería, hoy Batallón de Comunicaciones 121. 
 
 ¿Se casó muy joven?

Tenía, a ver... 27 años. Linda edad. En aquellos años que uno salía todo los días, vio como es, más un jugador de fútbol... Casarse muy jovencito quizás hubiera significado perder cuatro o cinco años.
Cuándo pudo tener su propia casa?
Cuando regresé del extranjero, al poquito tiempo. Tuvimos en una casa que se la compré a mis padres, porque era de ellos. Pero no se si le pagué una cuota o dos y después no le pagué más... Le dije "viejo".... y el me dijo no hay problema... El sabía que si faltaba un mango siempre estaría con ellos. En la familia nos ayudamos mucho, entre los padres y mis hermanos.
¿Su primer auto?

Ya de grandecito. Primero yo no había manejado, salvo en México, un poquito. A la vuelta podía haberme comprado un auto pero como no era una costumbre para mí dije no., no.. Me manejaba en taxi de allá para acá. Pero cuando me tocó ir a dirigir a Ledesma, la distancia era más grande y no tuve más remedio que comprarme un coche.

¿Cuántos hijos tiene?

Tres.

¿Nietos?

Ocho. Uno de mis yernos es Mur, hijo del Tato, es preparador físico. De ese matrimonio nacieron Santiago, María Rosario, Francisco, y Valentín. Después de mis otras hijas: Benjamín, Estanislao, y María. Me falta uno que tiene el nombre de un tenista ruso famoso.

¿Le interesó la política?

No. A veces me quisieron incorporar como concejal o algo de eso. La pensé bastante y no. Yo sigo con lo mío que es esto. Posiblemente a lo mejor yo no tenga la capacidad de ser político. No la tengo. Pero también se que lo más importante es la buena voluntad. Lo que pasa que uno sólo no lo puede hacer, usted se debe a un partido. Un ejemplo: Por ahí puede pasar que se proponga aumentar el boleto diez centavos y para mi sea una barbaridad. Pero que pasa si el partido dice hay que levantar la mano y votar el aumento... ya no me gusta eso.

¿Algún político o dirigente u hombre público que admire?


En mi juventud me encantó Perón, al igual que a muchos de mi generación. Perón nos impacto porque nosotros éramos muy jóvenes, recién comenzábamos con cosas... Nos dio las vacaciones, licencias, algunos beneficios laborales. No significa que yo sea peronista. Yo he votado al hombre y no al partido y por eso he votado a distintos partidos. A lo mejor le erré casi en todas... (serie).

¿Le tocó presenciar algún acontecimiento histórico para la ciudad, por ejemplo la visita de un personaje ilustre?

A mi me impactó muchísimo cuando vino el Papa Juan Pablo II. Nosotros fuimos con mi señora y mis hijas, al Monumento a la Bandera. Lo vimos pasar en el Papamóvil.

¿Cuál es el lugar que más le gusta de Rosario?
Rosario es todo lindo. Es una maravilla la costa, la apertura del río a la ciudad. Veo un progreso enorme. La veo distinta. Hay avenidas y calles siempre en construcción. Porque a lo mejor estuvo mucho tiempo estancada. Pero ahora es una ciudad de turismo.

¿Cuáles virtudes usted más aprecia en las personas?

Por sobre toda las cosas la honestidad. Una persona que no es honesta no sirve. Cada uno es como es pero ser honesto es fundamental. Lo peor que le puede ocurrir a una persona es ser deshonesto. Porque no vive tranquila con su propia conciencia. Hoy se escuchan cosas increíbles.

¿Un jugador bajo sus órdenes que lo haya sorprendido por su técnica?


Siempre hubo muchos jugadores. Voy a nombrar a uno solo para no olvidarme de varios. A través de él quiero recordar a otros. Me refiero a Ornar Palma, un jugador espectacular. Una gran calidad, y en la cancha todo sacrificio.

¿Alguno que lo haya sorprendido por su calidad humana?


En la época que nosotros comenzamos no todos veían con buenos ojos al jugador de fútbol. Hoy sí, pero no fue siempre así. El jugador de fútbol es como un ser humano cualquiera, con defectos y virtudes, pero generalmente el jugador de fútbol es una buena persona, y aquellos que han tenido la suerte de triunfar tienen actos solidarios. A mí me han dado muchas satisfacciones. Como jugador un es un compañero pero como director técnico hay muchos intereses y por ahí usted tiene que reemplazar a uno o dejar sin jugar a otro, puede haber problemas pero son los menos. El deportista es un hombre sano.

¿Cómo definiría a la ciudad de Rosario?

Es una ciudad pujante. Yo creo que está en una etapa de progreso. Cada vez está más preciosa y más linda. 
 
Fuente: Extraído de la Revista “ Rosario, Su Historia “. Fascículo N.º 37 de Diciembre 2005.