Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

A 34 AÑOS DE LAS MALVINAS

A 34 AÑOS DE LAS MALVINAS
A 34 AÑOS SON Y SERA ARGENTINAS

19 de julio- día del amigo canaya

19 de julio- día del amigo canaya
se conmenora por aniversario del fallecimiento de Negro Fontanarossa

HOMENAJE A NEGRO FONTANAROSSA

Loading...

HOMENAJE A FONTANARROSA

Páginas vistas en total

miércoles, 4 de mayo de 2016

LA MAFIA

"—Dainotto vivía en Balcarce y 3 de Febrero,-vendía la leche por las ca­lles con las vacas, y . . . posiblemente se había metido entre los mafiosos y después el hombre quiso abrirse, ¿verdad? .. . cuando se quiso abrir, los otros , . . Entonces en dos o tres oportunidades hizo dos o tres muertes: tiraba la vaca al suelo y la vaca le servía de escudo, agachado allí. De no­che, el dormía arriba de donde tenía los pastos para las vacas porque sabía que lo estaban buscando, y cuando golpeaban, el de arriba, ¡pum!. No podían embocar para liquidarlo, hasta que un día se valieron de Pendino que era pariente de el: "Vieni cus Dainotto qui siamo tutti amici e non ha fiasato niente quiUna mesa larga, pan, chorizo .. . bue ... y yo se el hombre como entró .. . bue . . . entró. Cuando entró le dieron la biaba a los tres: Dainotto, Pendino y Curaba. Los colgaron adentro de otra pieza que había ai lado y el último fue Dainotto. Dainotto se escu­rrió, entró adentro y lo liquidaron".
Calixto Gallo


Benito Mussolini es el primer —y de momento el último— jefe de Esta­do italiano que puede permitirse una declaración oficial de guerra a La Mafia. "En mi viaje por Sicilia —escribía Mussolini a Cesare Mori, su pre­fecto siciliano— he explicado a una gran y entusiasta multitud que libera­ré al noble pueblo siciliano de las criminales maquinaciones de La Mafia. Según he sabido, después de sus victoriosas acciones en la provincia de Trapani; ha continuado usted de manera excelente su actividad en la ¡u cha contra La Mafia. Le ordeno que prosiga asi hasta la victoria final, si» preocuparse por las consecuencias. El fascismo, que libera a Italia de tan tos males, liberará también a Sicilia del poder de La Mafia. ¡El problema debe ser y será resuelto!".

En 1929 Mori publica un informe del triunfo que viene saboreando desde 1926: En los años 1923, 1924 y 1925 La Mafia ha producido 224, 278 y 268 crímenes respectivamente; en 1926, 1927 y 1928 las muertes bajan a 77, 37 y 25 por cada año; en 1929 se ha registrado solo un asesinato. 1

Sin embargo, La Mafia no es exterminada. Por el contrario, florece con ímpetu en Estados Unidos y en Argentina. En el país del Norte ya ha tomado la forma del gangsterismo tan fuertemente combatido por hombres como Tomas E. Dewey, el abogado que desde 1931 a 1933 llena el cargo de fiscal del distrito de Nueva York, más tarde será gobernador del mismo Estado y luego candidato a la presidencia de los Estados Unido», postulación que resigna debido a una maniobra del hampa para quien resulta un peligro evidente. Porque es bueno recordar aquí, que durante su mi gestión el abogado Dewey ha encarcelado a Capone, "Legs" Diamond, Irving Wexley, el agente de policía James Quinlivan, Lucky Luciano otros.2

En cuanto a La Mafia en Argentina, muchos sucesos han sido protagonizados aquí por los integrantes de la "Onorevole Societá", hasta que las apariciones de Chicho Grande y Chicho Chico monopolizan la atención del común denominador ciudadano.
"—¿Quién terminó con La Mafia?
Acá el que terminó La Mafia fue un gran demócrata: Martínez Bayo junto con Sixto Martínez, Sequalino, Carreras creo que estaba en ose tiempo y Barraco Mármol. Cuando Chicho Chico quiso venir a sacarle el poder a Chicho Grande que era Juan Galiffi, La Mafia se dividió y se ar­mó el merengue. Chicho Chico andaba con una muchacha . . . —Amato.
. . . No, no, no Amato era otra cosa. Chicho Chico le hacía regalos de oro a una muchacha que era de una orquesta de señoritas, ella no sabía nada, cuando supo . . . —¿Dónde estaba esa orquesta?
No se si por la calle Sarmiento y Santa Fe, en El Cairo o enfrente del ci­ne Capítol . . . Bueno, el se había enamorado . . . Después vino todo lo demás que usted publicó en su libro sobre La Mafia. Lo que tenía de bue­no esta gente era que mataban al culpable y no al que no tenía nada que ver, como pasa ahora que barren con todos los que están alrededor".3

"—¿Sabe que yo conocía Chicho Grande?. Lo conocí a don Juan Galiffi, fíjese, en forma accidental. Resulta que yo estaba en Buenos Aires y el Malevo Muñoz o sea Carlos de la Púa, muy amigo mío, me dice un día: "Mira, che Agustín este.. . ¿vos sos amigo de Angel Vidal?". Angel Vidal era un jockey de Rosario. "Si", le contesto, "yo soy amigo de el". Dice, "Porque don Juan Galiffi tiene dos caballos: "Fausto" y la yegua "Guai­ra", que los cuida un peón. El, para hacerle el bien a un tipo se los dio a un peón para que se los cuide y el peón no los saca de perdedores; yo quiero que vos los hagas montar con Vidal". Entonces nos juntamos en el hotel Portones cerca de la Plaza Italia. Allí me lo presentaron a Galiffi y yo le dije: "Bueno, ahora mire don Juan, yo voy a hablar con este mucha­cho y le voy a decir que monte los caballos". Así fue, Vidal me hizo la gauchada de probar como andaban. "Mira", dijo Vidal "estos caballos es­tán gordos, así como están no van a ganar nunca". Fui y se lo dije a don Juan: "Los caballos están gordos, no los juegue porque hasta que no adel­gacen no pasa nada". Y después fueron dos caballos clásicos".4
…………………………………………………………………………………………………….
"-Yo he conocido a mucha gente. Conocía a Juan Galiffi sin querer y cuando supe de quien se trataba no quise servirlo más. He estado con el '"tiente del Mercado Modelo comiendo salchicha napolitana y tomando «I vino de barril de pipón: en ese tiempo las bordalesas se agachaban así, ¿ve? . . . como ser así, se les hacían un agujero y se le encajaba la ... la . • . …canilla".5


Hacia 1932 se entroniza la recesión, la prostitución, el rufianismo, La Mafia y otras desgracias. En el mes de abril una información procedente de Malargüe recibida en Mendoza asegura que en aquella localidad se han producido grandes grietas y hundimientos en cerros y campos. Un verdadero diluvio de ceniza y finísima arena hace irrespirable el aire. La población huye: siéntense fuertes temblores y luego de sordas explosiones el cielo se ilumina con resplandecientes rojos. Se sabe que el volcán El Des­cabezado ha entrado en violenta erupción. Reina intenso frío, en el cielo hay grandes descargas eléctricas, la oscuridad es tota! y es preciso encen­der el alumbrado público. En San Rafael, el 7 de Caballería intensifica el auxilio mientras escúchanse descargas subterráneas y El Descabezado lan­za grandes lenguas de fuego.

Entrevistado el oráculo Martín Gil, este habla del inminente peligro de asfixia de los pobladores cercanos a la erupción y lo considera preludio de un terremoto. Desde Malargüe piden oxígeno a San Rafael: de conti­nuar la situación algunas horas más, Malargüe puede considerarse perdida. Un clamor angustioso llega desde el Oeste. Desde Villa Atuel parte un mensaje: "Hace una hora que estamos a oscuras. Causa pánico la intensi­dad de la precipitación volcánica. El Descabezado continúa ¡a erupción".

Noticias procedentes de General Pico (La Pampa) dan cuenta de quo allí todo está bajo una capa de ceniza de diez centímetros de espesor, además no hay luz solar, no circula el ferrocarril y la ceniza cubre los rie­les. En Rosario la ciudad amanece envuelta en una espesa bruma y el aire está enrarecido. La lluvia de ceniza llega a la Capital Federal. Los mil ki­lómetros que median entre la zona de erupción y Buenos Aires han sido recorridos por la nube volcánica en 30 horas. El polvo blanco llega n Montevideo donde lo cubre todo y el sol apenas se vislumbra. Estas son las noticias sensacionales de la 6ta. edición de La Razón del 11 de abril de 1932.

Siete meses después sobreviene otro sacudimiento espantoso para la opinión pública: la muerte del joven estudiante Abel Ayerza, que junto con el atentado que le cuesta la vida al senador demócrata progresista Enzo Bordabehere y el martirio de Martita Stutz son los crímenes de la década. La conmoción (que el periodismo sensacionalista se encarno do olí mentar) es tan grande que hasta el porteño Bartolomé Rodolfo Aprile se dedica en diecinueve jugosas octavas de su cosecha a explicar que es La Mafia, quienes son los mafiosos, como fue la muerte de Ayerza y otras menudencias. El poema, bastante curioso y casi inhallable, es el que sigue:
LA TRAGICA MUERTE DE ABEL AYERZA
La Camorra — Los Masones — La isla de Capri
¡Sicilia! — ¡Messina! - ¡Catania!
Si la "issola" de Capri
famosa por su buen vino,
no¡dio a Italia un Mussolino
ni un bandido de valor,
y siendo el Golfo de Nápoli
isleta o bien cautiverio,
del histórico Tiberio
el romano emperador.

En cambio, nos dio a Messina
y a su hermanastra. Catan ia
que surca, mediterránea
la Italia meridional,
que por su punto geográfico
y sus golfos misteriosos,
fue refugio de "maffiosos"
desde tiempo medioeval.

Ni Ñapóles "vindicativa"
en todo el reino italiano,
ni el Vesubio tramontano,
ni la Pompeya quizá,
pudo igualarla en su saña,
de matar traidoramente:
esta, no mata de frente . . ,
¡Catania, mata de atrás!

Ni Calabria con sus crímenes
tiene aún hombres en mazmorras,
la alcanzó con "La Camorra"
y su vendeta fatal,
que, comprendiendo a Cosenza
a Regio y a Catanzaro,
ha sido el norte y el faro
de la banda criminal.

Ni la justa mano férrea
de la justicia masónica
con su fuerza cosmogónica
pudo a Catania domar,
pues, soldados de la "Maffia"
fueron pequeños burgueses,
barones, condes marqueses,
y hasta piratas de mar.

Pero una mano de hierro,
la que domina en Italia,
pudo romper la muralla de la "Maffia"
secular... reduciendo por el hambre
en sus cuevas subterráneas
pues era todo Catania maffiosa,
ni que dudar.

Desde el vientre de la madre,
en el embrión, todavía,
el hijo hereda del padre
la escopeta y el puñal,
y la primera palabra
que balbucea inocente,
es "Maffia" continuamente,
como un himno nacional.
Pero corridos de Italia
los miembros de esta "familia"
abandonan la Sicilia
y con sus maquinaciones,
escuchan tras las paredes,
traman y extienden sus redes
y escrutan con loco afán

Nuestro país los hospeda
sin sospechar ni en sus robos,
y una manada de lobos
va de región en región.
Y entre tantas pobres víctimas,
cae, en medio de esa fuerza
el joven Abel Ayerza
indignando a la nación.

Don Chicho, el capo "maggiore",
atisba, ordena, maquina,
desde su cetro domina
diabólico y fantasmal,
y se ejecuta el secuestro,
y aunque se paga el rescate,
ordena matar; quien mate,
tendrá en premio un dineral.

Y es en vano que Abel ruegue
con acento doloroso:
atrás de él, sigue el maffioso
su designio ha de cumplir;
debe asegurar el tiro
para matar cuando cuadre . . .
aunque pida por la madre,
Abel debe de morir.

¡En vano invoca a la madre!
¡en vano ruega y se agita!
Juan Vinti lo precipita
hacia el trágico maizal.
Debe morir sin clemencia,
el trágico fin lo aguarda,
y lo mata por la espalda
el terrible criminal.

¡Alí Ben Amar Di Sharpe,
Vicente y Pablo Di Grado,
los Giani son sindicados,
maffiosos, Frenda también,
los Rinaldi, Mariscalco,
Bordone, los Bué, Pizzala,
Vinciguerra, ya en la mala
y Cacciatore después . ..

Gerardi, Capuani, luego
las dos mujeres maffiosas,
son víboras venenosas
que mueven a repulsión,
autores son de este crimen
que todo el mundo condena,
merecen la última pena
¡de morir sin compasión!

Ha comenzado la búsqueda
con los indicios más justos,
por Juárez, Corral de Bustos
y se centraliza ahí;
campo de acción de la mafia

luego es de la policía,

donde encuentra la jauría

de criminales allí.

Desde Córdoba a Rosario,
se extienden los tenebrosos,
pero hay dos hombres celosos
que los buscan con afán:
uno es Don Miguel Viancarlos,
Jefe de Investigaciones,
otro, le sobran los dones:
les Don Fernández Bazán!.

Muerto ahora Abel Ayerza,
quedan vivos los pesares
de todos sus familiares
y llagado el corazón,
de su noble y santa madre,
que inconsolable, llorosa,
atribulada, angustiosa,
llora al hijo en el cajón.

¿Podrá nuestra policía
exterminar a la maffia
con el celo que la guía
en toda investigación?
¿Podrá?, se preguntan todos,
ese cuerpo benemérito,
de la maffia, en cualquier modo
librar a la población …

Y si la extirpó de Italia
hundiéndola en el océano,
ese gran duce italiano
sin tenerle compasión.
¡con más razón la Argentina,
debe aplicarle los grillos,
sentarlos en los banquillos,
fusilarlos en montón!.. .6
Como es lógico suponer, las actividades de La Mafia dan respaldo y alientan, p los protagonistas del naciente pistolerismo criollo que se nutre de nombres tristemente célebres como El Pibe Cabeza, El Pibe Caprioli y otros. A las 5 de la madrugada del 16 de marzo de 1933, el comisario Martínez Bayo, el segundo jefe de Investigaciones, Barraco Mármol, el comisario Facciutto y una comisión porteña rodean la manzana de la calle Avenida Génova 1140 en la Chicago argentina. Provistos de armas de lar­go alcance copan la finca y dan orden de arresto a los moradores, que no aun mafiosos sino pistoleros de la más rancia estirpe en el mundo del hampa:Eliseo Rodríguez Gómez, fugado de la cárcel de La Plata en 1932; Armando Luis Guidot, alias "Piojo Blanco", señalado como uno de losos del atentado contra el comisario Pardeiro en Montevideo, y Juan Antonio Moran, asaltante
"-Armando L. Guidot, alias El Piojo Blanco, fue detenido por una comi­sión policial que integrábamos Carreras, Martínez Bayo, Mascheroni, Francisco Cuello y yo. Cuando se hizo el procedimiento hubo un inciden­te: no me di cuenta de que este hombre estaba con una 45 en la mano y entré a una habitación ... En esos trances es difícil a veces mantener los reflejos, pero el instinto de conservación prima por sobre todas las cosas. Yo me arrojé sobre una criaturita que había allí y que resultó ser el hijo del pistolero quien, inmediatamente, paró su acción y pudo ser reducido junto con Elíseo Rodríguez Gómez en la calle Genova. La señora que el tenía allí, había sido la esposa de Francisco Ortells, alias El Fantasma, muerto en un tiroteo por la policía de Montevideo"/


El mismo día en que se realiza este procedimiento es muerto a tiros en el barrio de Arroyito, en Rosario, el célebre pistolero Pedro Espelosín, amigo de Severino Di Giovanni. Y tan espectaculares resultan las redadas, que nueve días después, o sea el 25 de marzo de 1933, la revista porteña Caras y Caretas da amplio despliegue a los procedimientos realizados con­tra los pistoleros y contra La Mafia. En el primer caso un gran título anuncia

EN SANTA FE Y CORDOBA LAS FUERZAS POLICIALES ALLANAN DOMICILIOS DE PISTOLEROS Y DESPUES DE BRAVA LUCHA CONSIGUEN HACER IMPORTANTES CAPTURAS

Siguen numerosas fotografías individualizando a, Juan del Piano (pró­fugo); Armando L. Guidot (detenido); Bruno Antonelli Debella (prófu­go); Juan Antonio Morano (prófugo); Carmen T. de Guidot (detenida); Elíseo Rodríguez Gómez (detenido) y Silvio Astolfi (prófugo). Más abajo campea un grabado mostrando "chapas falsas e instrumentos para delin­quir secuestrados a los pistoleros en la chacra de Barrancas, provincia de Santa Fe". Luego, otra fotografía que corresponde a una "exposición de sellos falsificados de varias municipalidades, de la 5ta. División del Ejérci­to y de la policía de la Capital Federal, también secuestrados".

Las ilustraciones abruman. La nota, eminentemente gráfica, lleva in­serta una fotografía del pistolero Pedro Espelosín, muerto en Rosario; otra de José Gatti o Saldi cuando es conducido al departamento de Poli­cía en Córdoba; otra del mismo famoso pistolero Baldi, —apodado El In­geniero—, al llegar a la estación Retiro; otra de Primina Romano de Baldi o Gatti, "esposa del pistolero detenido y hermana del bandido Roma­no". . . y para finalizar, varias fotografías de mujeres de pistoleros. Con referencia a los últimos triunfos de la policía rosarina contra La Mafia, di­ce Caras y Caretas

LA JUSTICIA Y LA POLICIA DE ROSARIO, CON EJEMPLAR ACTIVIDAD PERSIGUEN A LOS ELEMENTOS DE LA MAFIA

Una gran foto central muestra al "tristemente célebre capo de La Ma­fia, Juan Galiffi (a) Don Chicho Grande en la Jefatura de Rosario antes de prestar declaración" custodiado por Vives, que es el jefe de la guardia del Departamento. La foto de Galiffi está rodeada por los rostros de Francisco Gallo, lechero, que tuvo secuestrado al joven Martin y obtuvo 12.000 pesos"; "Gerlando Vincigxierra, complicado en el asunto Martin y que hace gala de gran cinismo"; "Diego Romano, verdulero, a quien se hallaron 14.000 pesos, también del asunto Martin"; "Carlos Cacciatore, otro de los mafiosos que intervino en el secuestro del joven Marcelo Mar­tin". Al mismo tiempo, otras fotografías muestran el frente de la casa del lechero Gallo, en la calle Marcos Paz 5137, donde estuvo secuestrado Marcelo Martin y, junto al empleado de apellido Fiocca el catre "en que el joven Martin durmió mientras permaneció secuestrado en la casa del mafioso Gallo".

Finalmente, al pie de la página, los campeones de la ley y el orden: Eduardo Paganini, "jefe de Policía de Rosario que ha trabajado intensa­mente en el asunto de La Mafia"; dr. Luciano Corvalán, juez de instruc­ción "que tomó declaración a los secuestradores del joven Martin"; Er­nesto Carreras, comisario de órdenes "que ha dirigido inteligentemente la acción contra La Mafia rosarina" y Félix de la Fuente, jefe de Investiga­ciones de Rosario, "funcionario que también actuó diligentemente en el mismo asunto".8
"—A José Gatti o Baldi, le decían El Ingeniero porque tuvo intervención
en la falsificación de billetes y en el túnel que hicieron en Tucumán para
robar un banco, de donde salió complicada la Agata Galiffi.
Espelosín, el pistolero que cayó en Arroyito, ¿era compañero de Silvio
Astolfi?
Así es.
A propósito, ¿que se hizo de Astolfi?
Nunca más se supo de el. Toda esta gente constituía un grupo de pisto­leros natos. Asaltantes, atracadores de bancos, etcétera, con un sistema de juego en la delincuencia distinto al de La Mafia. Esta va al secuestro, a la amenaza, a la extorsión. El mafioso rara vez se desacata a balazos muy rara vez.
¿Fue destacada, como se afirma, la acción de la policía? —La acción de la policía contra La Mafia, la trata de blancas o sea la Zwi Migdal y el pistolerismo fue extraordinaria. —¿Que puede decir de su jefe, don Ernesto Carreras? —Don Ernesto Carreras fue siempre un hombre de una inteligencia poco común para dirigir. Parecía que había nacido para la profesión de poli­cía .. . coordinaba perfectamente la acción con hombres que tenía a la par como Deolindo Muñoz, Bustamante y algún otro, más veteranos que él y que cumplían funciones como asesores. En la policía no hay nadie que pueda haber hecho todo el solo: el lema es "uno para todos y todos para uno", siempre se ha trabajado por equipos, por grupos y con direc­ción. La dedicación podrá ser mayor o menor, pero el trabajo es así. -¿Usted conoció al famoso Chicho Chico?
-Lo conocí una noche que estaba de guardia. Lo trajeron al Departamen­to ... era de cuerpo chiquito. -A Camelino, ¿lo mató La Mafia?
-El comisario Camelino murió en el cumplimiento de su deber. Lo mata­ron a mansalva en Moreno y Cochabamba. Pasaron cincuenta años casi y la hija de este buen funcionario me vino a ver porque nunca la familia re­cibió un centavo, ni seguro, ni nada. Se hicieron las gestiones con el ac tual gobierno y se consiguió la pensión permanente para la viuda y la in­demnización correpondiente. Fue un verdadero acto de justicia. —¿Recuerda algo curioso en su vida de policía?
Como curiosidad le voy a contar que en 1932 ó 1933 detuvimos en la casa de un criollo en Alberdi, a un miembro de la banda de Al Capone que se hallaba prófugo de la justicia norteamericana: Domingo Lanziotti. El criollo, dueño de casa, también estaba embarcado en el hampa y murió en un tiroteo. En cuanto a Lanziotti, este fue deportado. —¿Usted estuvo en los Estados Unidos, verdad?
Sí. Cuando estuve en Chicago en 1957 con el finado Milito, fuimos a . ver el cine Biograph donde lo mataron a Dillinger en 1934 . . . También fuimos a ver una lavandería en una cortada donde en 1929 Al Capone or­denó la famosa matanza de San Valentín. —¿Y fue a ver la tumba de Rodolfo Valentino? —Claro, acá está la foto".9
NOTAS



Martin W. Duyzings. La Mafia. Poder y secretos de La Mano Negra. Ed. Verlag Ullstein GmB. H. Frankfurt—M. Berlín y Librería Editorial Argos S.A. Barce­lona. Ira. Edic. marzo 1967. Página 83.





Revista Gente. Enciclopedia del Hombre de la Calle. Año 1. No 6. Bs. Aires. 1971.

  1. Calixto Gallo, id.id.
  2. Agustín Irusta, id.id.
  3. Calixto Gallo, id.id.
  4. Bartolomé Rodolfo Aprile. Arrabal Salvaje. Ed. Freeland. Págs. 135/140. Bs. Aires. 1964.
  5. Sabatino Paletta. Ex jefe de Investigaciones de la Policía de Rosario. Inspector Mayor (R). Fundador, presidente y primer socio honorario del Círculo Policial de la provincia de Santa Fe. Presidente nacional de la Asociación Internacional de Policía. Entrevista realizada el 2.2.1976.
  6. Caras y Caretas. No 1799. Bs. Aires. 25.3.1933.
  7. Sabatino Paletta, id.id.

Fuente; Extraído de Libro “El Rosario de Satanas” Autor Héctor Nicolás Zinni. Tomo I Editorial Fundación Ross. 3ra. Edición 2000

A TRES AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141

A TRES AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141