Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

jueves, 19 de septiembre de 2013

LA SEMANA TRAGICA EN ROSARIO


La "semana trágica" de enero de 1919 también tuvo en Rosario su acción correlativa: la huelga general decretada por las organizaciones obreras fue total y durante varios días la ciudad es­tuvo paralizada.
La reacción de los grupos de "orden" colocó a la colectividad en el centro de los acontecimien­tos, al acusar a los "rusos", de ser los responsables del clima de agitación que vivía la nación.
"Después que se realizó la ma­nifestación patriótica en la Plaza de Mayo, un grupo de individuos, en su mayoría muchachos, se di­rigió hacia el Mercado Central, donde existían varias casas de is­raelitas, apedreándolas. Esto ori­ginó la presencia de un pelotón de soldados de la Guardia de Se­guridad que procedió a disolver a los manifestantes sin que el inci­dente tomara proporciones.Con tal motivo, varios comerciantes israelitas se han dirigido a la jefa­tura política, pidiendo garantías", informaba el Diario "La Capital" (15/1/1919), y haciéndose eco de la preocupación y del temor de la colectividad, el comentario prose­guía: "...Ayer se apersonó a esta redacción un núcleo de residen­tes rusos lamentándose de haber sido víctimas de algunos excesos populares absolutamente injusti­ficados, desde que su larga resi­dencia entre nosotros, y el hecho de ser jefes de hogares bien arrai­gados en los que existen hijos ar­gentinos, los ponen a cubierto de sospechas terroristas. Se trata en efecto de gente conocida y labo­riosa, con ideas de orden y respe tuosa de las instituciones y leyes nacionales que no merecen ser confundidas por el sólo antece­dente de su nacionalidad con ele­mentos de perturbación...".
En Buenos Aires, grupos de "niños bien" nacionalistas provo­caron un verdadero "pogrom" en los barrios habitados por judíos, golpeando a personas indefensas, saqueando e incendiando mue­bles y humildes pertenencias de aquellos que fueron el blanco de la represión. Los acusaban de querer producir una revolución social e implantar un gobierno soviético como en Rusia. La poli­cía también colaboró deteniendo a un periodista judío, Pedro Wald, acusándolo de ser el presi­dente del "Soviet".
Estas noticias que llegaban a Rosario, producían inquietud y alarma entre la pequeña comuni­dad que intentaba movilizar a la opinión pública en demanda de apoyo y tratando de clarificar y deslindar las responsabilidades.
En un comunicado, la Federa­ción Sionista Argentina se mani­festaba ajena a los actos de vio­lencia y sostenía que "la colectivi­dad israelita está compuesta en su mayoría por profesionales, co­merciantes, obreros y colonos que coparticipan desde hace 30 años en el progreso del país, en todas sus manifestaciones, y sus hijos sirven a la patria argentina en el Ejército y en la Armada. Re­chazamos con hondo pesar, toda insinuación originada a causa de que ella como las demás colectivi­dades extranjeras, cuenta con al­gunos individuos exaltados, a los que repudia".
El Diario "La Capital", expre­sando una opinión liberal y tole­rante, llamaba a las autoridades a intervenir, ya que "tiene el de­de­ber -decía- de ofrecer toda clase de garantías" a la colectividad "rusa-judía". Los acontecimientos derivados de la "semana trágica", constituyeron manifestaciones extremas de hostilidad antisemi­ta, que no siempre aparecían abiertamente.
El antisemitismo en las socie­dades occidentales tenía sus raí­ces históricas arraigadas durante muchos siglos, pero la hostilidad surgida en Rosario, formaba par­te de un sentimiento de rechazo del extranjero. Los inmigrantes, a pesar de su peso, se encontraron con actitudes hostiles y discrimi­natorias y los conflictos sociales que surgieron en las primeras dé cadas de este siglo, muchas veces se vieron agravados por la pre­sencia de conflictos étnicos.
En los últimos años, la "sema­na trágica" fue objeto de varios estudios e interpretaciones que permitieron un conocimiento más amplio de aquellos míticos suce­sos. Para nuestro caso, es opor­tuno recordar que una delegación judía en Buenos Aires se entre­vistó con el presidente Hipólito Yrigoyen en ese mes de enero de 1919, para solicitarle su protec­ción. Yrigoyen les manifestó su repudio a la persecusión antise­mita y reivindicó la tradición ar­gentina de libertad y el respeto a las leyes de la República; además el gobierno consideró a la colecti­vidad judía como factor de pro­greso y se mostró favorable a la inmigración extranjera sin discri­minaciones raciales o religiosas. Las palabras del "caudillo" lleva­ron tranquilidad, y en cierto mo­do, durante toda la década del '20 bajo los gobiernos radicales, se vivió un clima de absoluto res­peto por la legalidad y los dere­chos democráticos de la pobla­ción (Avni, H, ib.).

Fuente: extraído de la revista “Rosario, Historia de aquí a la vuelta  Fascículo Nº 24.  de noviembre 1993 Autor: Luis Gerovitch.