Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

martes, 6 de septiembre de 2011

LA OPERA DEL CENTENARIO

Por Daniel A. Cozzi

Cuando aún resonaban los ecos del estreno de su ópera Zoraida, Juan Bautista Massa comenzó a gestar una nueva obra del género: la ópera María Cabral.

El argumento estaba basado en un episodio histórico correspondiente al período de la independencia, cuya acción se desarrolla en San Lorenzo, siendo su personaje principal, María Cabral, una hija del Sargento Juan Bautista Cabral. Con libro del poeta italiano Egisto Marradi, la obra, según estaba proyectada, se estructuraría en dos actos con varios cuadros cada uno. Massa la pensaba para ser estrenada en las ciudades de Santa Fe o Rosario, en el marco de las celebraciones del Centenario, por lo que buscó el apoyo económico necesario para llevar adelante el proyecto en el gobierno de la provincia de Santa Fe, al frente de cuya gobernación estaba entonces Pedro Echagüe: "[...] Como la representación de la nueva ópera requiere de la ayuda que los poderes públicos le presten a su autor, es el caso de hacer algo en obsequio del joven compositor rosarino, a fin de que aquella obra sea estrenada en el Rosario. Tenemos entendido que el intendente Municipal de Santa Fe se propone comprometer al señor Massa, para que su ópera sea conocida antes que en otra parte, en la capital de la Provincia. " La Capital (Rosario), 19 de agosto de 1909.

Dos meses después, para conseguir el tan necesario apoyo, debió, a instancias del intendente santafesino, presentar el proyecto y la solicitud del subsidio, al Consejo
Deliberante de la ciudad capital:
''Encuéntrase ya en poder del Consejo Deliberante, plenamente informada, la solicitud que días pasados presentara el compositor rosarino Juan B. Massa, deman­dando un subsidio para represen­tar una nueva ópera, producción original suya y en conmemoración de nuestro primer centenario. Rumores que hemos podido recoger nos permiten adelantar la noticia de que ella será despacha-da favorablemente y asi nuestro público podrá apreciar en todo su valer esta obra que indudablemen­te será tan buena como todas las que produce el señor Massa ". La Opinión (Santa Fe), 16 de octubre de 1909.

El 7 de noviembre de 1909, se publica un pequeño comentario en "El Mercantil" de Rosario, y a partir de ese momento se pierde todo rastro, tanto de la obra como del tan "mentado" subsidio. Es obvio que Massa, desalentado frente a su fracaso en conseguir despertar el interés político por su ópera, terminó abandonando el proyecto y, probablemente, los apuntes musicales tomados hasta ese momento, hayan pasado a formar parte de alguna otra obra. A pesar del fallido intento de nuestro compositor más destacado de la época, finalmente Rosario tuvo su "ópera del centenario ".". La obra se llamó 25 de Mayo de 1810, y fue compuesta en la ciudad por el músico italiano Alejandro Rissone sobre un libreto pertene­ciente a Marcelo Baracco. Alejandro Rissone, se había radi­cado en Rosario en 1909 atraído por la gran actividad musical que ostentaba la ciudad, e inmediata­mente abrió en la calle Entre Ríos 1045. el Conservatorio Fomento a las Bellas Artes.

Al año siguiente compuso la ópera en un acto y dos cuadros, 25 de Mayo de 1810, que fue estrenada el 27 de mayo de ese año en el Teatro "La Ópera", con motivo de las celebraciones oficiales del Centenario, con la participación en el elenco de Adelaida Saraceni nuestra primera diva internacional de la lírica, quien interpretó el papel de esposa de Rodríguez Peña.*
Una Comisión formada para esa ocasión con el fin de asegurar el éxito de la representación, cursó numerosas invitaciones personales con el siguiente texto:

"La Comisión que suscribe, autorizada por la Comisión de Festejos del Centenario, tiene el honor de imitar a Ud. a la función ofrecida por la Asociación Fomento de Bellas Artes, que, en celebración del centenario de nuestra independencia se realizará en el teatro de "La Opera " la noche del 27 del actual, a las 8 y 30 con el programa y argumento que adjuntamos. Tratándose de una soirée eminentemente patriótica y de gran esfuerzo de nuestra intelectualidad, esperamos querrá Ud realzar la solemnidad de este acto con el concurso de su presencia. Con este motivo nos es grato presentarle los sentimientos de nuestra consideración más distinguida.- Laura C. de Sánchez, Aurelia A. de Quiroga, Celia S. de Siburu, Sara P. de Albarracín, Josefa T. de Lucero, Aurelia Baigorri, Elena Cilveti". La Capital, 27de mayo de 1910.
  
Formaron parte del elenco, además de la ya nombrada Adelaida Saraceni, las sopranos Esther Aida Moneada (Inés), Dasolina Zampieri (matrona bonaerense), la mezzosoprano Celina Podestá (matrona bonaerense), los tenores Luis Madoglio (Aníbal), Manuel Araya (Saavedra) y Juan Bollatti (French) y los barítonos Santiago Osella (Cisneros) y Eduardo Pasques (Castelli).
El artículo del diario La Capital ya citado, cierra su comentario con augurios de éxito para los intérpretes : "Los muchos y prolijos ensayos que de esta ópera se han hecho, induce a creer que los elementos que en ella intervienen, a pesar de su condición de simples aficionados, -con perspectivas de buenos ejecutantes desempeñen sus respectivos roles con acierto y seguridad"
.
En la edición del día siguiente los comentarios no hicieron ahorro de elogios: "El festival patriótico [...] tuvo un éxito superior: Éxito artístico y éxito social. Artístico,  porque el programa confeccionado por la Comisión organizadora del concierto, además de su importancia musical, fue ejecutado con toda corrección; y social, * porque la concurrencia que llenó por completo la  hermosa sala de nuestro primer coliseo, constituyó un  ambiente selecto y elegante."
Expresándose específicamente en relación a los autores e intérpretes con los siguientes términos: "De esta producción literario musical no tenemos sino -— palabras de elogios. El señor Baracco, conocido ya ^ por sus trabajos literarios, ha escrito el boceto con  verdadera intuición, competencia y talento, y el  maestro Rissone ha bordado sobre esas letras una música fácil, melodiosa y de mucha inspiración, asegurándole una armonía riquísima de detalles e   instrumentado el conjunto con arte, consiguiendo así magníficos efectos, máxime en la parte vocal y orquestal. Ambos autores fueron objeto de una espontánea y franca ovación obligándoseles a los honores del proscenio como consagración del éxito obtenido. En cuanto a la interpretación de la ópera sobresalieron todos los ejecutantes indistintamente, lo que es un mérito más. [..] (Los cantantes) demostraron el pleno dominio de sus respectivas partes y bastante talento artístico ".La Capital, 28 de mayo de 1910

El argumento de la obra es el siguiente:

CUADRO PRIMERO
En casa de Rodríguez Peña, están reunidas la señora y varias matronas patriotas, esperando noticias sobre los acontecimientos del día. Se manifiestan inquietas. Mientras tanto en la calle un coro canta unas estrofas alusivas a las invasiones inglesas, origen y fuente de las libertades argentinas.
Entra Juan José Castelli, quien informa de que el Cabildo defrauda las aspiraciones populares. Vienen Rodríguez Peña, Saavedra, French y Berutti, seguidos de caballeros, señoras, y otros: y  protestan condenando la felonía del Cabildo. El espíritu de indignación y resistencia es general, y en este momento entra Patricio Albini, distinguido joven bonaerense.
Castelli le manifiesta su asombro, por cuanto es sabido que el recién llegado está por casarse con Inés, hija de Cisneros.
Los sentimientos adversos a Patricio son generales, pero éste logra persuadir a Castelli,,y obtiene que se suspenda todo juicio hasta que los hechos hablen. Se acuerda pedir a Cisneros la renuncia del Presidente y  se designa a Castelli ySaavedra, para las gestiones del caso.
Se pronuncian frases de aliento para los delegados, y  expresiones de sentimientos patrióticos. La reunión se disuelve.

SEGUNDO CUADRO
Cisneros está abatido y  presiente funestos acontecimientos.
Entra Inés, que trata de consolarle. Cámbianse frases de afecto entre padre e hija con alusión a Patricio. Un criado anuncia la llegada de Saavedra y Castelli, y Cisneros dispone que pasen al despacho privado. Inés, queda sola: su imaginación fluctúa entre Pa­tricio, el padre y la patria, e implora la protección divina.
Viene Patricio, quien confirmando su amor pregunta a Inés si acontecimientos inesperados pudieran hacerle perder el corazón de ella.
Inés le jura fidelidad y prodíganse frases reciprocas de amor inquebrantable.
Llegan Cisneros, Castelli y Saavedra. discutiendo acaloradamente. Cisneros no quiere renunciar, y los dos patriotas insisten. Se produce gran efervescencia de sentimientos y palabras. El pueblo en la plaza grita ¡Renuncie, renuncie! Inés intenta persuadir a su padre, pero éste la rechaza. Ella y Patricio quedan mortificados, mientras Saavedra y Castelli vuelven a insistir, pero siempre inútilmente.
El pueblo grita; ¡Renuncia o muerte ¡...Castelli corre a la ventana gritando: ¡No! No maten a nadie.., no sea que el pueblo platense que se levanta, se manche con el delito.
Inés ha dado un grito de dolor y ya se ha arrodillado a los pies del padre suplicándole con lágrimas para que ceda. Finalmente Cisneros accede al pedido. Une a Inés y a Patricio, los bendice, les da el «adiós» y parte.
El pueblo llamado por Castelli invade la sala.
Es capitaneado por French y Berutti, y todos llevan cintas o escarapelas azules y blancas.
Castelli presenta a Inés como la heroína de la jornada,  y justifica a Patricio, de quien ella será esposa.
Coro final de triunfo con alusión melódica al Himno Nacional.

El maestro Rissone escribió una Fantasía para piano con los temas de la ópera dedicada a las alumnas de su Conservatorio, que fue editada por la Editorial Luis Mandrés que se encontraba ubicada en la calle Sarmiento 849/853, de nuestra ciudad, y cuya portada ilustra esta nota.
Esta Fantasía es la única y por cierto, escasa referencia a las cualidades musicales de la obra, ya que la partitura original, al igual que los materiales de orquesta, coros y solistas, se ha extraviado


*Adelaida Saraceni, quien fue indudablemente la cantante más importante
que aportó Rosario a la lírica, alcanzó un gran prestigio y reconocimiento
internacional. A la edad de 15                  . llevada por sus padres a
Italia donde durante siete años esr„-.: canto bajo la guía de Edvige Ghibaudo. Su grabación de la ópera Don Pasquale de Gaetano Donizetti junto a Tito Schipa y el Coro y Orquesta del Teatro Alia Scala de Milán con la dirección de Cario Savajno. realizada en 1932, fue considerada durante muchos años como una versión de refencia de la obra. Una de sus temporadas importantes dentro de la .Argentina, fue la realizada en el Teatro Colón de la ciudad de Buenos .Aires en 1928. donde ofreció seis funciones que incluyeron las óperas MamomLescjui de Puccini que cantó junto Beniamino Gigli con la Dirección Tulio Serafín y la ópera I pagliacci de Leoncavallo junto a Giacomo Lauri Volpi bajo la dirección de Franco Paolantonio.


Fuente: Artículo publicado en la Revista “Rosario, su Historia   Fascículo Nº 63 de Mayo de 2008