Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

miércoles, 4 de agosto de 2010

OBSESION POR ENSEÑAR ( Eudoro Díaz - Docente -1850-1896

por Micaela Pereyra

Fue un pedagogo apasionado y luchador. Creía en la educación popular como factor decisivo del progreso y la movilidad social."


Eudoro Díaz le alcanzaron 38 años de vida para enriquecer el panorama cultural de los rosarinos. Con la colaboración de pocos, construyó en 1891 la primera especializada pedagogía destinada a la capacitación de los maestros. Fue la primera biblioteca de la ciudad y un adelanto de lo que vendría, ya que las bibliotecas especializadas fueron una tendencia que se impulsó en el siglo XX.
Sus palabras en el discurso inaugural de la Biblioteca Pedagógica son demostrativas de su empuje. "Breves días han bastado para que pocos maestros, ayudados por otro escaso número de personas, reúnan aquí 700 volúmenes de obras pedagógicas y en su mayor parte, es decir que cada maestro que ha depositado aquí cuatro volúmenes, ha visto multiplicarse repentinamente su capital intelectual por ciento setenta y cinco. ¿Qué negocio honesto proporciona tan abultada ganancia?".
Orador fogoso, entusiasta y provocador, empleaba un discurso economicista propio de la época, para explicar un emprendimiento enmarcado en las humanidades, la educación, el mundo intelectual e insistir en la necesidad imperiosa de estudiar educarse. Siguió también a Benjamin Franklin, que en EEUU inició la fundación de bibliotecas por medio de la asociación individual y las donaciones. "Pongamos entre todos 100, 200, 300 y tendremos cada uno 100, 200, 300 volúmenes", estimulaba a sus compañeros y calculaba que en 1880 en la nación de1 norte había 50 millones de libros en las bibliotecas, es decir, casi uno por persona. En su exhortación también demostraba la brecha que existía en Santa Fe entre la relación numérica de libros en las bibliotecas y eI monto de la población, siendo que sólo había aquí un libro cada 25 personas igual manera invocaba el acto de leer , el tiempo y esfuerzo que implicaba y inteligencia como el avance permanente.
Se centró en los docentes función propagadora del conocimiento y la cultura: " Cuando un maestro es quien no lee, no sólo se embrutece a esa parte de la generación que se le confía en el aula”.
Tocando un punto neurálgico de la tarea docente relató una anécdota de un viajero europeo que buscaba un libro en la biblioteca en ese momento en manos de una lavandera; fue entonces a pedirle el libro a la mujer. Para sorpresa no se lo quiso dar, entonces demoró su tarea y se sentó hasta completar la lectura.
“Si en Europa las lavanderas retrasan su ruta tarea para leer hasta la última hoja de un libro importante sobre los Países Bajos., ¿ por qué, me he dicho, aquí las maestras no han retrasar o suprimir, hasta doblar la última hoja de un libro de pedagogía, la tarea dispendiosa de tiempo consistente en examinar el ultimo figurín de moda?”.
Nacido en Tucumán, a los 16 años llegó a Rosario para culminar sus estudio en el Colegio Nacional N• 1 donde ejerció primero como celador luego como profesor vicerrector, rector e inspector de escuelas. Reconocido orador, periodista y publicista, fundó además diarios y la "Revista Escolar del Rosario de Santa Fe". Durante cuatro años fue edil y como presidente del Concejo Deliberante, le toco ocupar el cargo de intendente interino.
Eudoro Díaz fue un ejemplo para generación: joven, activo, lleno de ganas contagiaba sus pasiones y activo, lleno de ganas contagiaba sus pasiones y actuaba movido por la idea de que la educación popular es un factor decisivo de progreso y movilidad social.