Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

miércoles, 9 de mayo de 2012

LAS CANCHAS DEL CLUB ARGENTINO


El actual club Argentino tuvo a lo largo de su rica historia tres estadios ubicados en distintos barrios de la ciudad de Rosario, a continuación haremos un repaso de cada de uno de ellos.
 
Por Leonardo Volpe (*i),
Cristian Volpe (*2) y Soccorso Volpe (*3)


La primera en Refinería

El primer campo de deportes del entonces Embarcaderos Córdoba y Rosario (luego Nacional y hoy Argentino) se ubicó en el barrio Refinería, más exactamente en las intersecciones del bulevar Avellaneda y Gorriti. En ese reducto comenzó de gran manera su participación en el certamen de primera división de la Federación Rosarina de Football, al golear el domingo 11 de mayo de 1913 a Brown de Santa Fe por 3 a 0, con tantos de Manuel Antuña, Callegaris en contra y Ennis Hayes. La histórica formación salaíta que jugó su primer partido oficial en un campeonato rosarino fue con Dionisio Flores; Ernesto Marconi y Eugenio Bonmargini; Bautista Trossero, Victorino Revilla y Juan Aragüez; Antonio Olmos, Julio Conde, Juan Molina Manuel Antuña y Ennis Hayes. Luego de la disolución de la Federación, en 1914 Embarcaderos se afilió a la Liga Rosarina de Football, donde actuó como local en ese field, en el cual se mantuvo hasta mediados de la década del 20, cuando se mudó hacia otra zona de la urbe rosarina.
La cancha del barrio Industrial
Posteriormente el club Nacional (denominación que adquirió en 1915y Cambió en 1935 por su actual nombre de Argentino) se trasladó entre las calles Gorriti e Iguazú, en pleno barrio Industrial. En un principio la cancha poseía una modesta casilla de madera, un alambrado, donde se colocaban lonas para evitar que se vean los partidos desde afuera y unos pocos tablones, que se asemejaban a una tribuna. Luego el reducto contaba con una humilde tribuna construida en uno de sus laterales, más tarde se amplió la capacidad del estadio y se levantó una grada de tablones de madera en el lateral opuesto a la tribuna que ya se encontraba. Asimismo, es importante remarcar que por algunos años fue vecino del club Tiro Federal, que tuvo su cancha en el terreno lindero a la del salaíto.
Allí permaneció hasta el año 1943, cuando el club decidió inscribirse en la Asociación del Fútbol Argentino, como ya lo habían hecho Newell's, Rosario Central y Central Córdoba. Pero la afiliación no le fue aceptada, puesto que el estadio con que contaba no reunía las condiciones adecuadas que requería la A.F.A. Por tal motivo era necesario efectuar nuevas remodelaciones en su vieja cancha de barrio Industrial. La comisión directiva quiso comprar un lote lindero donde se encontraba una casa para poder construir otra tribuna. El dueño del inmueble, que cuentan era el lechero del barrio, se negó a vender su vivienda, por lo tanto el salaíto tuvo que buscar otro lugar para erigir su estadio.

El Olaeta

Fue así que en 1944 se asentó en el denominado barrio Sarmiento, gracias al aporte de José Martín Olaeta, presidente del club por ese entonces, que compró un terreno en Roma (actualmente Víctor Mercante) y avenida Sorrento. Allí con esfuerzo y dedicación se construyó el estadio que ahora lleva el nombre de quien fuera el propulsor para que la obra se pueda llevar a cabo. Años más tarde la familia de Olaeta cedió al club los terrenos que eran de su propiedad.

Debut en barrio Sarmiento

El primer partido oficial que disputó en su nueva cancha se produjo el miércoles 15 de abril de 1944 ante All Boys, con quien igualó 2 a 2 por el campeonato de la Segunda División de Ascenso. Previamente al encuentro se efectuó la breve ceremonia e inauguración del nuevo reducto, en la cual se intercambian flores entre los capitanes de ambos conjuntos, asimismo ;   dirigentes del tipo de Floresta le regaron una planta recordatoria a pares rosarinos. puntapié inicial la confrontación estuvo a cargo de presidente honorario de la entidad salaíta, José Martín Olaeta. Tras un clima cordialidad comenzó el partido, que contrariamente a lo que se esperaba, fue jugado con suma brusquedad por sus protagonistas. Tan es así que producto de las reiteradas infracciones tuvo que dejar el campo de juego en el segundo tiempo el futbolista local Dioses. En los primeros minutos del encuentro, Argentino tomó la iniciativa del juego, señalando el primer tanto por intermedio de Atilio Trinchieri. Luego a pesar de las varias chances que tuvo el cuadro anfitrión para estirar su ventaja, la visita llegó a la igualdad mediante un gol de tiro libre anotado por Campos. Sin embargo, los dueños de casa lograron reponerse y convirtieron una nueva conquista, gracias a un remate de Mario Casagrande, que quebró la resistencia del guardameta porteño. En el complemento el delantero Rodríguez de All Boys aprovechó una salida en falso del jugador se encontraba en posición adelantada, que el arbitro no observó, dando por válido el tanto. Una total injusticia, puesto que Argentino había desplegado un mejor fútbol que su oponente y además dispuso de más ocasiones para poder quedarse con el triunfo. Más allá del resultado, que fue anecdótico, desde ese día Argentino encontró su lugar en la ciudad de Rosario, puesto que se quedó allí para siempre.
Hoy el estadio José Martín Olaeta cuenta con una capacidad para albergar doce mil espectadores y es motivo de orgullo para todos los hinchas salaítos.
 
Marcha de Argentino

Salud, viejo Embarcadero
Fuiste luego Nacional
actualmente mi Argentino,
pero siempre Salaíto
del principio hasta al final.

La tribuna que te alienta
día a día sin cesar
en espera de tu ascenso
¡Vamos viejo Nacional!
No te quedes que ganamos
Salaíto hasta al final,
te acompaña permanente
el aliento de tu hinchada
que no olvida
el valor de tu historial.

Te expresamos con anhelo
esta marcha que cantamos
con sinceros sentimientos
se haga carne entre la gente
de nuestro Barrio Sarmiento
Vamos, vamos Salaíto
vamos, vamos a ganar
Por el viejo Embarcadero,
Argentino y Nacional
Y en la buenas y en las malas
Salaíto, Salaíto hasta el final.

Bibliografía:
“Puntapié Penal “ ( Juan Dellacasa-h- 1938).
“Anales del Fútbol Rosarino”( Cipriano Roldán – 1959)
Diario  ”La Capital” del 12 de Mayo de 1913 y del 16 de abril de 1944.

(*1) Periodista deportivo (*2) Diseñador gráfico (*3) Licenciado en antropología

Consultas en Internet:
leovolpe81@yahoo. conuar
Espacio dedicado a la Historia del Fútbol Rosarino:
http://histofutbolrosarino.blogspot.com

Fuente: extraído de la revista “Rosario, su Historia y Región. Fascículo N• 100 de Setiembre  de 1911