Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

jueves, 16 de noviembre de 2017

Roger Pla

Por Julio Chiappini




1. Datos biográficos sucintos

Roger Pía nació en Rosario el 8 de octubre de 1912. Cursó estudios secundarios en Buenos Aires -los dejó inconclusos-y estudió idiomas. Con el tiempo, que pasa o queda según se mire (no menos grave es que pasamos para el tiempo), se casó y radicó en Ramos Mejía; en un chalet a pocas cuadras de la estación. Murió en Buenos Aires el 20 de julio de 1982.

Trabajó en el diario "El Mundo" al mismo tiempo que Roberto Arlt; entre agosto y noviembre de 1941 sostuvieron una polémica acerca de cómo debía ser la "nueva novela". Pía fue secretario de la SADE: 1949-1950 



2. La obra

Hay seis novelas: "Los Robinsones". 1946; "El duelo", 1951; "Paño verde". 1955, llevada al cine por Mario David y protagonizada por Luis Brandoni, Héctor Alterio y Alicia Bruzzo; "Las brújulas muertas", 1960; "Intemperie", 1973; y "Los atributos", postuma, 1985, con prólogo de Orfilia Polemann de Valls. En teatro. "Detrás del mueble", 1940. Novela policial: un terso thriller, "El llanto de Némesis". con el seudónimo Roger Ivnnes; fue publicado en la colección "El séptimo círculo" (N° 279, 1975). En los breves prólogos que redactaban Borges y Bioy Casares, se lee: "... Roger Ivnnes nació en Rosario y vive en Ramos Mejía. Está casado y tiene tres hijas. Desde hace algún tiempo dirige grupos de estudio, según la técnica de los llamados talleres literarios": p. 7. El séptimo círculo es el que Dante reserva a los violentos. Y el séptimo cielo el que depara a los contemplativos (como uno). Ensayo: "Proposiciones: novela nueva y narrativa argentina", 1969. Poesía: "Objetivaciones", ilustrada y prologada por Osvaldo Svanascini, 1982. En cuanto a crítica e historia del arte, una vasta y muy valiosa obra. Por ejemplo: "Diderot y sus ideas sobre pintura", 1943; "Antonio Berni", 1945; "La pintura en Holanda", 1946; "La pintura en Inglaterra (siglos XVII y XVIII)", 1946; "La pintura pompeyana", 1947; "Gambartes": texto bilingüe inglés-castellano; con notas, además, de Mujica Lainez y Cayetano Córdova Iturburu, 1954. No contento, anida en varias antologías. Y dirigió otras. Sin perjuicio del buen retruécano de María Elena Walsh: "an-tojolías". Y de Denis Diderot tradujo Críticos e historiadores de arte, 1943. De Baudelaire, Consejos a los jóvenes escritores y Proyectos de prólogos para Las flores del mal: 1981. Baudelaire propina ahí: "El gran hombre es estúpido. Mi libro ha podido hacer el bien: no me aflige. Y ha podido hacer el mal: no me alegra": ver Página 12, 6 de junio de 2010. Borges supo decir que "No me gusta Baudelaire. Pero el fracaso es mío". Y una vez que le dijo a Mujica Lainez lo mismo, "no me gusta Baudelaire", Mujica le contestó con gracejo: "¡Qué lástima!". Borges mismo cuenta la anécdota.

Pía publicó en gran cantidad de revistas y diarios. Tradujo del francés, el inglés y el italiano. En los últimos años Juan Pablo Bertazza, Alberto Giordano y Jorge Bracamonte le dedicaron ensayos. Luis Gregorich, en tanto, en "Roger Pía contra el olvido", dictamina que nuestro autor influyó en "la virtuosa y progresiva transformación de la obra de Juan José Saer": "La Nación", 6 de octubre de 2012, p. 35. Posiblemente. Un discípulo de Pía, Miguel Ángel Giordano, lo recuerda (www.surdeba-bel.com.ar/ultimas-secciones/279-entrevista-con discipulo-de-roger-pla) con unción. Bien hecho. Pues se conoce a la persona por cómo memora a sus mayores y maestros.



3. Pla y la subsistencia

Cuenta que "Nunca viví de mi obra (¿quién lo hace?). Siempre tuve mi "segundo puesto". No es un destino del todo malo. No me convence mucho el ocio que da la fortuna para la vida de un escritor. En cambio, llegado a cierta edad, esta disponibilidad total del tiempo es más que deseable, necesaria, diría. Alguna vez pensé ingenuamente que al jubilarme de mis empleos la obtendría. ... Para mantener mi nada rumboso nivel de vida debí seguir trabajando... Soy muy lerdo para mis propias cosas, y como también me gusta en ciertos períodos no hacer nada -al menos sobre el papel-, nunca me alcanza el tiempo": en Encuesta a la literatura argentina contemporánea, directora Susana Zanetti. CEAL, Buenos Aires, 1982, p. 463. Su último texto fue una poesía. Principia cual una profecía en el espejo: "Recuerdo el instante de mi muerte.

Fue tal como lo había deseado...".


4. Nuestros propósitos

En el título de Gregorich hay razón y razones. De modo que uno simplemente quiso no digo destacar o rescatar a Roger Pía, cosas que no necesita, sino simplemente acordarnos de otro de nuestros tantos intelectuales tan valiosos. El injusto olvido, "el relato", la indiferencia, son síntomas de la anticultura. Lo que menos precisa Rosario, so pena de erigirse del todo como una ciudad de gnocchis y tallarines. Si son baratos y abundantes



Fuente: Extraído de la Revista “ Rosario, su Historia y Región”. Fascículo N.º 113 de Noviembre 2012