Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

Páginas vistas en total

martes, 22 de noviembre de 2016

RICARDO MOLINA Político ( 1918- 2006)

Por Rodolfo Montes

Hijo de un destacado gobernador de la provincia, fue el portavoz del mensaje y el ejemplo de vida de Lisandro de la Torre. Es recordado por su compromiso con los derechos humanos y por su íntegra labor al frente de la Fiscalía de Investigaciones Adminsitrativas.

Fue un hombre ético. Antes que riquezas, acumulo pres­tigio. Hijo de un célebre go­bernador de la provincia de Santa Fe, Luciano Molinas-1932-a 1936-, aquel dirigente de la Liga del Sur, luego Partido Demócrata Progre­sista (PDP), conducida desde 1908 basta 1939 por su creador e inspira­dor: Lisandro de la Torre. Ricardo Molinas buscó tomar el legado de su padre, y el de Lisandro. Y a su modo, lo logró.

Nació en la ciudad de Santa Fe, en 1918 y se recibió pronto de abogado, a los 22 anos, en la Universidad del Litoral, fue diputado nacional dos veces, la pri­mera de 1963 a 1966, cuando el golpe de un militar Ongania-, que amenazó que­darse 25años pero duró sólo tres, le puso final abrupto y anticipado a su manda­to. Tara entonces el PDP. su partido, iba perdiendo la impronta progresista de su fundador y giraba a la derecha.
En el 72 las diferencias internas se hicieron insostenibles: un PDP con he­gemonía conservadora se inclinó por la candidatura de Manrique Martínez Raymonda, que fue ampliamente derro­tada el I I de marzo del 73 por el Frejuli de Campera Solano Lima. Ricardo Mo­linas rechazo esa estrategia electoral y formo el Movimiento de Afirmación Latorrista, aunque sin renunciar al PDP.
En 1974 la Triple A lo amenazo de muerte y atacó su estudio de abogado en Santa Fe. Decidió marchar al exilio, a Peré. Así, durante la dictadura mili­tar del 76, mientras Molinas trabajaba en el exilio por los derechos humanos, en defensa de los perseguidos, junto a otros exiliados como Jorge Obeid, otros miembros de su partido gozaban de una vida mas cómoda. Por caso, Martínez Raymonda disfrutaba de una recordada embajada en Italia, desde el 76 al 79, y Alberto Natale le ofrecía Sus servicios al Proceso militar que entro en la historia por hacer desaparecer a 30 mil argenti­nos, haciéndose cargo de la Intendencia de Rosario en 1981.
Con la vuelta de la democracia, en el 84, Ricardo Molinas fue nombrado por Alfonsín, y con acuerdo del Senado, co­mo fiscal nacional de Investigaciones Administrativas. En esa etapa logró su mayor visibilidad, lira "el fiscal", hombre decente, ejemplo moral. Investigo casos resonantes como la Italo, a Martínez de Hoz, la compra de guardapolvos trucha del ex ministro Eduardo Bauza y, entre otros fraudes financieros, los créditos "blandos" otorgados por el Banco Hipote­cario Nacional. En febrero del 91 Carlos Menen lo destituyo por investigar casos de corrupción de su propio gobierno.
En el 89, el latorrismo liderado políticamente por Molinas comprende, tal vez tardíamente, que está en un partido conservador al que no puede cambiar y lo abandona. Las relaciones políticas de Molinas con los organismos derechos humanos eran, para entonces fluidas y consolidadas. Y estuvo a convertirse en candidato a y un frente de izquierda democrática que le ofreció un amplio abanico de dirigentes de ese espacio, Pero en la última noche de negociaciones, Molinas dijo no.
Sin embargo, dos años después aceptó el convite del socialista Estevez Boero, y fue candidato a gobernador santafesino por el Frente Honestidad, Trabajo y Eficiencia. En esa elecciones del 91 el gobernador electo fue Carlos Reutemann, aunque los votos le alcanzaron para accederá su segunde Cámara de Diputados de la Nación – llevó la doble candidatura-. Culminó su mandato en el 95, con 77 años, y falleció once años después.

Fuente: Extraído de la Revista de diario “ La Capital” 140 aniversarios – 2007