Escudo de la ciudad

Escudo de la ciudad
El escudo de Rosario fue diseñado por Eudosro Carrasco, autor junto a su hijo Gabriel, de los Anales" de la ciudad. La ordenanza municipal lleva fecha de 4 de mayo de 1862

PREVENCION DEL DENGUE

A 35 AÑOS DE LAS MALVINAS

A 35 AÑOS DE LAS MALVINAS
A 35 AÑOS SON Y SERA ARGENTINAS

19 de julio- día del amigo canaya

19 de julio- día del amigo canaya
se conmenora por aniversario del fallecimiento de Negro Fontanarossa

HOMENAJE A NEGRO FONTANAROSSA

Loading...

HOMENAJE A FONTANARROSA

Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2016

Una abundante cronología

Por Rafae Ielpi



La necesidad de síntesis inevitable en este tipo de cronologías no impide que puedan mencionarse siquiera -en un acto de justicia a su trayectoria y en muchos casos a su notoria popularidad- a otros in­térpretes del género entre 1930 y 1960, como los directores Angel Be­jía, Luis Albeto Migliazzo, Julio Conti, Francisco Plano, Héctor Lincoln Garrot con su orquesta Los Provincianos, José Corna, Ju­lio Barboza, y Juan Antonio Manzur (1918-1982), que iniciado co­mo pianista de Bedrune y asimilado luego al estilo y repertorio de Juan D Arienzo -que haría suyos con gran aceptación del público de tango-sería uno de los músicos requeridos permanentemente en los bailes ro­sarinos, además de ser de los primeros en actuar en televisión en la ciu­dad.

También tendrán relación con el período 1930-1960, aunque fugazmente por su radicación en Buenos Aires, otros rosarinos que lo­grarían repercusión internacional, como Libertad Lamarque (1909), que en el comienzo de los años 30 se presentaba en escenarios de la ciu­dad como cancionista -anticipando a otras cantantes como Delia Ro­dríguez ("La Chaqueñita"), Tita Bernal, Elbita Lucy, Mer cedes Pino, Evita Castro y otras- y que en 1933 parti ciparía de la pionera "Tango", el filme de Moglia Barth convertido hoy en un clásico del cine nació-nal; o como Agustín Irusta, un cantante que con jfl el trío Irusta-Fugazot-Demare alcanzaría una po­pularidad casi increíble en España y en algunos países latinoamericanos como Cuba y Colombia, autor de la música de una de las canciones que primero poetizaron la ciudad, la zamba Rosario de Santa Fe.

Aunque no rosarino de nacimiento, tampoco sería extraño a los escenarios de la ciudad, en la década del 30 y hasta su muerte prematura, otro legendario nombre: el de Agustín Magaldi. Lo mismo ocurriría -posteriormente-con Domingo Federico, que con una trayectoria autoral que lo con­sagraría entre los grandes compositores de la Generación del 40, eligió a Rosario como su residencia permanente después de 1950, dirigiendo orquestas y conjuntos reducidos con cantores como Rubén Sánchez y Rubén Maciel y manteniendo, en 1999, su fervor por la música po­pular al dirigir la Orquesta Juvenil de Tango de la Universidad Nacio­nal de Rosario.

También José Berón, nacido en Zarate en 1915 y miembro de una familia de artistas populares, adoptaría igual decisión que Fe­derico, después de haber iniciado su carrera profesional en 1930 junto a su hermano Raúl. El suyo sería un caso tal vez irrepetible de adhe­sión popular a su figura y a su nombre, a la que respondería con una vida personal signada por una permanente bohemia y una adicción al alcohol que frustrarían regularmente sus anhelados retornos. En cada uno de ellos, sin embargo, Berón volvía a suscitar el interés, el aplauso y el fervor de auditorios incondicionales, hasta la década del 60.

En la línea de los cantores que mantenían aún un dejo de los aires camperos de milongas, estilos y cifras, José -como lo llamaban a secas sus fieles- sería sin embargo un intérprete personalísimo y refi­nado del tango, cuyos méritos apenas quedarían registrados en un puñado de grabaciones, hoy inhallables. Las mesas del bar Sibarita, de Corrientes y San Lorenzo, lo tendrían como su melancólico y callado parroquiano en los años de su prematuro retiro, cuando sus actuaciones con las orquesta de Roberto Caló, Enrique Alessio y Anselmo Aieta, en Buenos Aires, y con Julio Conti, Luis Chera, Antonio Ríos y otros en Rosario, eran ya otra parte -también melancóli­ca- de su leyenda. Contrafigura por su dilatada carrera como cantor se­ría Héctor Palacios que, como Irusta, haría buena parte de la misma en distintos países latinoamericanos.



Fuente: Extraído de la Revista “ Vida Cotidiana” del diario La Capital

A CUATRO AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141

A CUATRO AÑOS DE LA TRAGEDIA DE SALTA 2141